Ruta por Castilla Leon, Las Médulas y la Alberca

Iniciamos esta ruta partiendo desde Ponferrada para visitar los espectaculares parajes de esta zona privilegiada.

Nuestra ruta de 5 días, (que bien podrían haber sido uno o dos mas, para no ir tan corriendo), la hemos dividido en los siguientes tramos/etapas.

1 etapa.- Ponferrada

2 etapa.- Las Medulas

3 etapa.- Villafranca del Bierzo

4 etapa.- El Valle del Silencio

5 etapa.- Zamora

6 etapa.- Crucero por las Arribes del Duero

7 etapa.- La Alberca

8 etapa..- La Peña de Francia

 

La andadura comienza con la visita a Ponferrada, recorriendo su casco antiguo.

 

1 día,

1 etapa.- Ponferrada

Empezamos visitando el castillo templario de Ponferrada. En magnífico estado para su visita

Parece que su origen fue un castro celta​.

Es de estilo románico.

Hacia 1178 el rey Fernando II de León permitió que los templarios establezcieran una encomienda en la actual Ponferrada.

En 1440, Ponferrada pasó a Pedro Álvarez Osorio, primer conde de Lemos, que realizó las grandes obras que configuran la actual fortaleza de Ponferrada, que comprende: un castillo, el llamado Castillo Viejo, un recinto amurallado con sus barreras y un palacio renacentista.

A partir de 1850, gracias a la gran visión cultural de las instituciones de entonces, comenzó un periodo de fuerte declive para el castillo: el Ayuntamiento vendió los muros y utilizó sus piedras para construir unas cuadras públicas y un mercado adosado a las murallas, arrendó el interior como zona de pastos, e incluso permitió la demolición de las construcciones interiores y  su explanación para ubicar un campo de fútbol.  Que Gran Interés cultural.

Por fin en 1924 se le concedió el rango de Monumento Nacional, con lo que se frenó el deterioro.

Tras la visita de la fortaleza, damos un breve recorrido por el casco antiguo visitando la Iglesia de la Encina y la Plaza del Ayuntamiento. Casi todo el casco antiguo es peatonal.

Nos móntamos en el coche para seguir camino hacia Las Medulas.

2 etapa.- Las Medulas

A unos 38 km de Ponferrada, por una carretera comarcal, en buen estado, recorremos en una media hora el camino que nos separa de lo que fue el filón áureo de los romanos. Está visto que el destino de ESPAÑA o HISPANIA para los romanos era abastecer de oro a los invasores. Primero fue a los romanos y más tarde fue expoliado del Banco de España y robado por Negrin para entregárselo a Stalin.

Entramos en el parque nacional en una carretera cerrada a derecha, de doble sentido pero por el que cabe justo un coche. Menos mal que casi no nos cruzamos con nadie.

Llegamos a la localidad de Las Medulas.  Hay que dejar el coche en uno de los aparcamientos a la entrada. Ahora toca caminar.

“En el Bierzo, al noroeste de los Montes Aquilanos y junto al valle del río Sil, se encuentran Las Médulas, fantástico paisaje resultado de las explotaciones auríferas romanas, y declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Su estampa rojiza simula un paisaje sinuoso y de misterio. Nadie diría que los picudos farallones esconden, bajo sus entrañas, el oro de los romanos.

Enmudecida la explotación minera desde hace siglos, el paraje de las Médulas se convierte en un bello paisaje de gran atractivo turístico, que se completa con la infraestructura museística de un aula arqueológica. Aquí se describe, pormenorizadamente, la época en la que mantuvo su actividad la mayor explotación aurífera a cielo abierto de todo el Imperio Romano.

Las Médulas ofrecen al visitante, además de un paraje de extraordinaria belleza, la oportunidad de conocer un curioso y complicado sistema de explotación que el geógrafo y naturalista romano, Plino el Viejo, llamara “ruina montium”.  (fuente Turismo León)

Hay varias rutas que se pueden seguir. Optamos por coger la ruta Vallina  que presume de ser corta, pero según mi gps, han sido unos 8 km por pistas.

Por la ruta pasamos por la Cueva Encantada y vamos observando la preciosa orografía donde se mezcla el color rojizo de las montañas con el verde de los castaños.

En un momento del camino, encontramos una desviación que nos lleva al mirador de Orellan.  Según el cartel está a 900 metros, pero el camino es en pendiente pronunciada y con rocas sueltas, así que tras una breve ascensión y viendo que tras un repecho, el camino vuelve a ascender sin ver el final, y tras comprobar nuestro estado de agotamiento, decidimos regresar.  Nos quedamos sin ver lo mejor?  Pues no, como cuento más tarde, se puede llegar al mirador por carretera. Está claro que somos poco deportistas.

Tras otros 2,4 km, cerramos el trayecto de la ruta Vallina y llegamos al origen.

Tiempo de descanso y de refrescarnos un poco.

Vuelta al coche, y camino de regreso.  A escasos kms de camino, vemos una desviación a derecha que nos indica el mirador Orellan. Aleluya, no nos perderemos la vista desde lo alto.

Carretera muy estrecha y con precipicio a un lado. Pero poco tráfico, así que admirar el paisaje.

4 km de subida continua y llegamos al mirador. La vista es espectacular. Mereció la pena.

Tras las fotos de rigor, retomamos el camino en dirección a Villafranca del Bierzo.

Carretera comarcal en muy buen estado, para entrar finalmente en la A6, hacia Villafranca.

 

3 etapa.- Villafranca del Bierzo

A media tarde llegamos a Villafranca del Bierzo.

La población se recorre a pie sin problemas.

Empezamos la visita acercándonos al Castillo, de propiedad privada. (No está permitido el acceso ya que está ocupado por los propietarios), para seguir y ver la Iglesia de Santiago, que tiene su propia puerta del perdón, ya que según nos dicen, está vinculada al Camino de Santiago y permitía, a los peregrinos enfermos la indulgencia igual que si hubieran llegado hasta santiago de Compostela.

Seguimos el paseo, pasando por la Plaza Mayor, para seguir por la Calle del Agua, en cuyos margenes se encuentran casi todos los edificios históricos.

 

2 día

4 etapa.- Valle del Silencio

Metemos en el GPS la dirección de Peñalba De Santiago para conocer el corazón del VAlle del Silencio y uno de los pueblos, que según dicen, es uno de los más bonitos de ESPAÑA.

El camino, por los montes de Valdueza es sencillamente espectacular. Paisajes maravillosos.

Tras un trayecto de 1 hora, según el GPS, estamos a solo 100 m de la desviación para Peñalba De Santiago, pero a pesar de ir a baja velocidad, no vemos más que un pequeño sendero no apto para coches . El gps se recalibra y dice que ahora estamos a 25 min del pueblo, así que seguimos. Nuestra sorpresa es que al llegar a la estación de esquí, la ruta nos envía de nuevo al punto inicial.  Así que estamos descolocados. Retrocedemos el camino y nos lleva al cartel original, que dice que es una senda prohibida para coches.

No entendemos nada, así que seguimos carretera a ver si hay otra desviación. Finalmente encontramos otro camino, en obras, que marca Peñalba. La ruta sin asfaltar es un camino con un firme de pólvo que parece carbón en polvo, y una pendiente impresionante.  Iníciamos el descenso y al llegar a la primera curva y viendo que el coche resbala sobre el firme, decidimos dejar la visita para, o bien cuando tengamos un tracción 4 o que se acabe la obra del acceso.

Seguimos ruta, admirando el paisaje, hasta llegar a Zamora.

Al llegar al hotel de Zamora y buscando información del pueblo, y nos encontramos con el vídeo siguiente en el que se comenta los problemas de acceso y que nos dice el motivo por el que no pudimos llegar,

Mi admiración a los visitantes que consiguieron su objetivo.

De todas formas, el paseo por los Montes de Valdueza ha merecido la pena, y la visita se hará cuando podamos

 

5 etapa.- Zamora

El Hotel, situado en pleno casco antiguo, nos permite recorrer la ciudad a pie.

Se inicia el recorrido arrancando en la plaza Mayor. Es diferente a lo que hemos visto anteriormente, ya que el centro de la plaza se encuentra la iglesia de San Juan por lo que, se diferencia de otras en la que el espacio está vacío.

Es la hora de comer y hay poco ambiente.  Las tiendas cerradas y solo unas pocas personas en algunas terrazas tomando el aperitivo.

Desde la plaza y en dirección contraria a la zona monumental, está la zona comercial, pero hasta las 5 no hay nada abierto.

Regresamos sobre nuestros pasos y nos dirigimos hacia el Castillo. Por el camino pasamos por varias iglesias y conventos, y miradores sobre el río, que nos muestran el puente de piedra, y por fin llégamos a la Caredral. La entrada en la Caredral es de 5€ pp, incluyendo el museo. Destaca la impresionante custodia de plata.

A escasos metros de la Catedral nos encontramos el Castillo, Pero una vez más en este viaje. El Castillo está cerrado. Advertencia.. en esta zona cierran casi todos los monumentos e iglesias los lunes.

Aprovechamos para buscar por la muralla la otrora llamada Puerta de la traición y que en 2010, con el tan llevado revisionismo, se le cambia el nombre por Puerta de la Lealtad. Recordar la historia.- Por está puerta huyó el pérfido Vellido Dolfos  tras asesinar al Rey D. Sancho y no pudiendo alcanzarle El Cid por no llevar puestas las espuelas.  … “O mal haya el caballero que las espuelas se olvida! , , Por alcanzarte mejor, me apeé, y al viento igualas… (El Cid Campeador)”

La ciudad está muy bonita y totalmente rehabilitada.

De regreso al hotel, un breve descanso para salir al anochecer y ver la ciudad iluminada.

 

Día 3

6 etapa.- Crucero por las Arribes del Duero

Salimos de Hotel y marcamos en el Gps la dirección de Aldeadávila la Rivera.

El barco para el crucero por las Arribes del Douro parte de la playa del Rostro. Está cerca de esta población pero el camino no figura en el Gps. La ruta, 100km, 1:40 min, discurre por carreteras autonómicas y comarcales en buen estado.

A 2 km de Aldeavila, llegamos a la población de Corporatio, y desde este lugar aparecen carteles que anuncian el barco fluvial.

Tras un paseo por un camino rural y una fuerte pendiente, llegamos al embarcadero sobre el Duero.

En la playa del rostro, pequeña cala formada en el río Duero, nos encontramos con un barco fluvial esperando. La excursión parte en verano a las 12:00 y 18:00 y dura hora y media. Precio 18€ pp. Recomiendo sacar las entradas por internet si quieres garantizarte el paseo. Mientras bajábamos por el camino, pensábamos que estaríamos solos.- No nos cruzamos con ninguna persona, pero a la hora de embarcar no había un sitio libre.

Arranca el paseo y ponemos proa en dirección sur, hacia la presa de Aldeavila.

Nos cuenta la guia que esta presa, propiedad de Iberdrola, genera la electricidad equivalente a una central nuclear, y que genera el 12% de la energía que se genera en toda España y mas del 20% de la energía producida por Iberdrola.- Vamos, una pasada.

La guia nos va informando de curiosidades Del Río y del parque, tales como.

El río es la frontera natural entre España y Portugal, y el parque es gestionado por ambas naciones, por lo que éste es el parque nacional, o reserva internacional mas grande de Europa.

Hace 5 años, además de estar protegido, ya que contiene varias especies en extinción, se convirtió en reserva de la biosfera.

En sus cimas anidan 5 parejas de aguilas, una colonia de buitres y las cigüeñas negras, que solo se encuentran en este parque.

También  se pueden ver cormoranes, que a pesar de ser marinos, se han acomodado a vivir en el cauce del Río.

El paseo, bajo un sol de justicia, es muy instructivo y ameno, y en efecto, vemos águilas sobrevolar el acantilado, y un pequeño buitre (cría) que se ha caído de su nido y no tiene forma de volver.

Las dimensiones del acantilado son impresionantes, 400 metros de altura de roca granítica y una profundidad, que en algunas partes llega a los 100 metros.

De regreso al embarcadero, volvemos por el camino recorrido y enfilamos a nuestra siguiente etapa, La Alberca. A la que llegamos tras una hora y media de ruta.

En la Alberca hemos decidido pernoctar 2 noches.

En la primera jornada nos acercaremos a la población, para visitar uno de los pueblo más bonitos de España.

Al día siguiente, iremos a visitar el Pico de Francia y el Santuario, y luego seguiremos por las Batuecas.

 

7 etapa.- La Alberca

Tras dejar el equipaje en el Hotel, nos acercamos a visitar el pueblo de La Alberca.

La población está muy animada. Muchos visitantes discurren por sus calles.

El folleto tiene razón, el pueblo es una preciosidad. Sus casas construidas con piedra y madera vista, parece mas un decorado que casas vividas reales.

Montones de tiendas para comprar recuerdos, y sobre todo jamón y embutidos de Guijuelo.

Recorrer la ciudad te lleva mas o menos una hora y media, pero luego se puede descansar en una terraza de la plaza mayor, y deleitarnos mirando a los visitantes y las casas decoradas con plantas y flores que resbalan desde sus balcones.

Un deleite para la vista.

Aprovechamos para cenar en una terraza del pueblo, y como no puede ser de otra manera, Tostada de jamón con tomate, ensalada de ventresca con pimientos, y dada su cercanía con Extremadura, torta del casar. Bonito fin de etapa.

 

Día 4

8 etapa.- La Alberca, Peña de Francia

Salimos temprano con destino al Santuario de la Peña de Francia.

La carretera, de montaña, estrecha y con muchas curvas, es un espectaculo para la vista. En pocos kilometros, pasamos de una altitud de 1.056 m (en la Alberca) a poco mas de 1.870 m (en los que se sitúa el Santuario). Y desde aquí las vistas son impresionantes.

El Santuario se encuentra en la cumbre de la Peña, y alrededor de la gruta donde se encontró la imagen de la virgen de la Peña.

Dice la leyenda que “ Simon Roland, en 1434, encontró una imagen románica de la Virgen María en lo alto de la Peña de Francia.

Según la leyenda, Simon Roland, persona de gran devoción religiosa, recibió un mensaje, en sueños, de que debía encontrar una imagen de la Virgen María en la Peña de Francia.​

Buscó dicha imagen durante varios años por el sur de Francia. Un día,  hizo el Camino de Santiago y ya de regreso de Santiago de Compostela, se desvió por la provincia de Salamanca. Al escuchar que en la ciudad de Salamanca había un lugar conocido como la Peña de Francia, siguió a unos carreteros hasta San Martín del Castañar, donde, por fín, le dieron indicaciones concretas para llegar a la montaña.

Al tercer día de buscar la imagen tuvo una aparición mariana​ y finalmente, el 14 de mayo de 1434, encontró enterrada en lo alto de la peña,​ tal como lo anunciara diez años antes Juana Hernández, conocida como la moza santa de Sequeros.

A partir de entonces cambió su nombre por el de Simón Vela (ya que el mensaje que recibía en sueños decía, Simón, vela, vela y velarás  y a la virgen de Francia encontrarás..) y dedicó sus esfuerzos a promover el culto a dicha imagen en la Peña de Francia.

Falleció el 11 de marzo de 1438 y fue enterrado junto al altar de la Virgen, aunque posteriormente sus restos fueron traslados a Sequeros(conservándose junto a los de la moza santa en la iglesia de Santa María del Robledo).

Hacemos fotos del paisaje y descendemos a la gruta, que se encuentra en el atrio de la iglesia, para admirar el lugar en el que se encontró la imagen.

Tras un descanso y un breve refrigerio en la cafetería de la hospedería, tomamos el camino de regreso a la Alberca.

Al descenso, nos encontramos la desviación a Ciudad Rodrigo, a 36 km. Por lo que dada la hora y la cercanía, tomamos ese camino.

Se tarda media hora en le trayecto, mitad carretera comarcal, y mitad por autopista.

Ciudad Rodrigo es un buen lugar para una escapada, dada su cercanía, por lo que es muy recomendable.

Tras comer en Ciudad Rodrigo, regresamos a la Alberca.

Por la tarde tomamos a carretera para la sierra de las Batuecas, donde existe un monasterio carmelita (no nos dejan acceder), pero con una carretera de una belleza espectacular. Fotos de paisajes espectaculares.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *