Ruta por Castilla Leon, Las Médulas y la Alberca

Iniciamos esta ruta partiendo desde Ponferrada para visitar los espectaculares parajes de esta zona privilegiada.

Nuestra ruta de 5 días, (que bien podrían haber sido uno o dos mas, para no ir tan corriendo), la hemos dividido en los siguientes tramos/etapas.

1 etapa.- Ponferrada

2 etapa.- Las Medulas

3 etapa.- Villafranca del Bierzo

4 etapa.- El Valle del Silencio

5 etapa.- Zamora

6 etapa.- Crucero por las Arribes del Duero

7 etapa.- La Alberca

8 etapa..- La Peña de Francia

 

La andadura comienza con la visita a Ponferrada, recorriendo su casco antiguo.

 

1 día,

1 etapa.- Ponferrada

Empezamos visitando el castillo templario de Ponferrada. En magnífico estado para su visita

Parece que su origen fue un castro celta​.

Es de estilo románico.

Hacia 1178 el rey Fernando II de León permitió que los templarios establezcieran una encomienda en la actual Ponferrada.

En 1440, Ponferrada pasó a Pedro Álvarez Osorio, primer conde de Lemos, que realizó las grandes obras que configuran la actual fortaleza de Ponferrada, que comprende: un castillo, el llamado Castillo Viejo, un recinto amurallado con sus barreras y un palacio renacentista.

A partir de 1850, gracias a la gran visión cultural de las instituciones de entonces, comenzó un periodo de fuerte declive para el castillo: el Ayuntamiento vendió los muros y utilizó sus piedras para construir unas cuadras públicas y un mercado adosado a las murallas, arrendó el interior como zona de pastos, e incluso permitió la demolición de las construcciones interiores y  su explanación para ubicar un campo de fútbol.  Que Gran Interés cultural.

Por fin en 1924 se le concedió el rango de Monumento Nacional, con lo que se frenó el deterioro.

Tras la visita de la fortaleza, damos un breve recorrido por el casco antiguo visitando la Iglesia de la Encina y la Plaza del Ayuntamiento. Casi todo el casco antiguo es peatonal.

Nos móntamos en el coche para seguir camino hacia Las Medulas.

2 etapa.- Las Medulas

A unos 38 km de Ponferrada, por una carretera comarcal, en buen estado, recorremos en una media hora el camino que nos separa de lo que fue el filón áureo de los romanos. Está visto que el destino de ESPAÑA o HISPANIA para los romanos era abastecer de oro a los invasores. Primero fue a los romanos y más tarde fue expoliado del Banco de España y robado por Negrin para entregárselo a Stalin.

Entramos en el parque nacional en una carretera cerrada a derecha, de doble sentido pero por el que cabe justo un coche. Menos mal que casi no nos cruzamos con nadie.

Llegamos a la localidad de Las Medulas.  Hay que dejar el coche en uno de los aparcamientos a la entrada. Ahora toca caminar.

“En el Bierzo, al noroeste de los Montes Aquilanos y junto al valle del río Sil, se encuentran Las Médulas, fantástico paisaje resultado de las explotaciones auríferas romanas, y declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Su estampa rojiza simula un paisaje sinuoso y de misterio. Nadie diría que los picudos farallones esconden, bajo sus entrañas, el oro de los romanos.

Enmudecida la explotación minera desde hace siglos, el paraje de las Médulas se convierte en un bello paisaje de gran atractivo turístico, que se completa con la infraestructura museística de un aula arqueológica. Aquí se describe, pormenorizadamente, la época en la que mantuvo su actividad la mayor explotación aurífera a cielo abierto de todo el Imperio Romano.

Las Médulas ofrecen al visitante, además de un paraje de extraordinaria belleza, la oportunidad de conocer un curioso y complicado sistema de explotación que el geógrafo y naturalista romano, Plino el Viejo, llamara “ruina montium”.  (fuente Turismo León)

Hay varias rutas que se pueden seguir. Optamos por coger la ruta Vallina  que presume de ser corta, pero según mi gps, han sido unos 8 km por pistas.

Por la ruta pasamos por la Cueva Encantada y vamos observando la preciosa orografía donde se mezcla el color rojizo de las montañas con el verde de los castaños.

En un momento del camino, encontramos una desviación que nos lleva al mirador de Orellan.  Según el cartel está a 900 metros, pero el camino es en pendiente pronunciada y con rocas sueltas, así que tras una breve ascensión y viendo que tras un repecho, el camino vuelve a ascender sin ver el final, y tras comprobar nuestro estado de agotamiento, decidimos regresar.  Nos quedamos sin ver lo mejor?  Pues no, como cuento más tarde, se puede llegar al mirador por carretera. Está claro que somos poco deportistas.

Tras otros 2,4 km, cerramos el trayecto de la ruta Vallina y llegamos al origen.

Tiempo de descanso y de refrescarnos un poco.

Vuelta al coche, y camino de regreso.  A escasos kms de camino, vemos una desviación a derecha que nos indica el mirador Orellan. Aleluya, no nos perderemos la vista desde lo alto.

Carretera muy estrecha y con precipicio a un lado. Pero poco tráfico, así que admirar el paisaje.

4 km de subida continua y llegamos al mirador. La vista es espectacular. Mereció la pena.

Tras las fotos de rigor, retomamos el camino en dirección a Villafranca del Bierzo.

Carretera comarcal en muy buen estado, para entrar finalmente en la A6, hacia Villafranca.

 

3 etapa.- Villafranca del Bierzo

A media tarde llegamos a Villafranca del Bierzo.

La población se recorre a pie sin problemas.

Empezamos la visita acercándonos al Castillo, de propiedad privada. (No está permitido el acceso ya que está ocupado por los propietarios), para seguir y ver la Iglesia de Santiago, que tiene su propia puerta del perdón, ya que según nos dicen, está vinculada al Camino de Santiago y permitía, a los peregrinos enfermos la indulgencia igual que si hubieran llegado hasta santiago de Compostela.

Seguimos el paseo, pasando por la Plaza Mayor, para seguir por la Calle del Agua, en cuyos margenes se encuentran casi todos los edificios históricos.

 

2 día

4 etapa.- Valle del Silencio

Metemos en el GPS la dirección de Peñalba De Santiago para conocer el corazón del VAlle del Silencio y uno de los pueblos, que según dicen, es uno de los más bonitos de ESPAÑA.

El camino, por los montes de Valdueza es sencillamente espectacular. Paisajes maravillosos.

Tras un trayecto de 1 hora, según el GPS, estamos a solo 100 m de la desviación para Peñalba De Santiago, pero a pesar de ir a baja velocidad, no vemos más que un pequeño sendero no apto para coches . El gps se recalibra y dice que ahora estamos a 25 min del pueblo, así que seguimos. Nuestra sorpresa es que al llegar a la estación de esquí, la ruta nos envía de nuevo al punto inicial.  Así que estamos descolocados. Retrocedemos el camino y nos lleva al cartel original, que dice que es una senda prohibida para coches.

No entendemos nada, así que seguimos carretera a ver si hay otra desviación. Finalmente encontramos otro camino, en obras, que marca Peñalba. La ruta sin asfaltar es un camino con un firme de pólvo que parece carbón en polvo, y una pendiente impresionante.  Iníciamos el descenso y al llegar a la primera curva y viendo que el coche resbala sobre el firme, decidimos dejar la visita para, o bien cuando tengamos un tracción 4 o que se acabe la obra del acceso.

Seguimos ruta, admirando el paisaje, hasta llegar a Zamora.

Al llegar al hotel de Zamora y buscando información del pueblo, y nos encontramos con el vídeo siguiente en el que se comenta los problemas de acceso y que nos dice el motivo por el que no pudimos llegar,

Mi admiración a los visitantes que consiguieron su objetivo.

De todas formas, el paseo por los Montes de Valdueza ha merecido la pena, y la visita se hará cuando podamos

 

5 etapa.- Zamora

El Hotel, situado en pleno casco antiguo, nos permite recorrer la ciudad a pie.

Se inicia el recorrido arrancando en la plaza Mayor. Es diferente a lo que hemos visto anteriormente, ya que el centro de la plaza se encuentra la iglesia de San Juan por lo que, se diferencia de otras en la que el espacio está vacío.

Es la hora de comer y hay poco ambiente.  Las tiendas cerradas y solo unas pocas personas en algunas terrazas tomando el aperitivo.

Desde la plaza y en dirección contraria a la zona monumental, está la zona comercial, pero hasta las 5 no hay nada abierto.

Regresamos sobre nuestros pasos y nos dirigimos hacia el Castillo. Por el camino pasamos por varias iglesias y conventos, y miradores sobre el río, que nos muestran el puente de piedra, y por fin llégamos a la Caredral. La entrada en la Caredral es de 5€ pp, incluyendo el museo. Destaca la impresionante custodia de plata.

A escasos metros de la Catedral nos encontramos el Castillo, Pero una vez más en este viaje. El Castillo está cerrado. Advertencia.. en esta zona cierran casi todos los monumentos e iglesias los lunes.

Aprovechamos para buscar por la muralla la otrora llamada Puerta de la traición y que en 2010, con el tan llevado revisionismo, se le cambia el nombre por Puerta de la Lealtad. Recordar la historia.- Por está puerta huyó el pérfido Vellido Dolfos  tras asesinar al Rey D. Sancho y no pudiendo alcanzarle El Cid por no llevar puestas las espuelas.  … “O mal haya el caballero que las espuelas se olvida! , , Por alcanzarte mejor, me apeé, y al viento igualas… (El Cid Campeador)”

La ciudad está muy bonita y totalmente rehabilitada.

De regreso al hotel, un breve descanso para salir al anochecer y ver la ciudad iluminada.

 

Día 3

6 etapa.- Crucero por las Arribes del Duero

Salimos de Hotel y marcamos en el Gps la dirección de Aldeadávila la Rivera.

El barco para el crucero por las Arribes del Douro parte de la playa del Rostro. Está cerca de esta población pero el camino no figura en el Gps. La ruta, 100km, 1:40 min, discurre por carreteras autonómicas y comarcales en buen estado.

A 2 km de Aldeavila, llegamos a la población de Corporatio, y desde este lugar aparecen carteles que anuncian el barco fluvial.

Tras un paseo por un camino rural y una fuerte pendiente, llegamos al embarcadero sobre el Duero.

En la playa del rostro, pequeña cala formada en el río Duero, nos encontramos con un barco fluvial esperando. La excursión parte en verano a las 12:00 y 18:00 y dura hora y media. Precio 18€ pp. Recomiendo sacar las entradas por internet si quieres garantizarte el paseo. Mientras bajábamos por el camino, pensábamos que estaríamos solos.- No nos cruzamos con ninguna persona, pero a la hora de embarcar no había un sitio libre.

Arranca el paseo y ponemos proa en dirección sur, hacia la presa de Aldeavila.

Nos cuenta la guia que esta presa, propiedad de Iberdrola, genera la electricidad equivalente a una central nuclear, y que genera el 12% de la energía que se genera en toda España y mas del 20% de la energía producida por Iberdrola.- Vamos, una pasada.

La guia nos va informando de curiosidades Del Río y del parque, tales como.

El río es la frontera natural entre España y Portugal, y el parque es gestionado por ambas naciones, por lo que éste es el parque nacional, o reserva internacional mas grande de Europa.

Hace 5 años, además de estar protegido, ya que contiene varias especies en extinción, se convirtió en reserva de la biosfera.

En sus cimas anidan 5 parejas de aguilas, una colonia de buitres y las cigüeñas negras, que solo se encuentran en este parque.

También  se pueden ver cormoranes, que a pesar de ser marinos, se han acomodado a vivir en el cauce del Río.

El paseo, bajo un sol de justicia, es muy instructivo y ameno, y en efecto, vemos águilas sobrevolar el acantilado, y un pequeño buitre (cría) que se ha caído de su nido y no tiene forma de volver.

Las dimensiones del acantilado son impresionantes, 400 metros de altura de roca granítica y una profundidad, que en algunas partes llega a los 100 metros.

De regreso al embarcadero, volvemos por el camino recorrido y enfilamos a nuestra siguiente etapa, La Alberca. A la que llegamos tras una hora y media de ruta.

En la Alberca hemos decidido pernoctar 2 noches.

En la primera jornada nos acercaremos a la población, para visitar uno de los pueblo más bonitos de España.

Al día siguiente, iremos a visitar el Pico de Francia y el Santuario, y luego seguiremos por las Batuecas.

 

7 etapa.- La Alberca

Tras dejar el equipaje en el Hotel, nos acercamos a visitar el pueblo de La Alberca.

La población está muy animada. Muchos visitantes discurren por sus calles.

El folleto tiene razón, el pueblo es una preciosidad. Sus casas construidas con piedra y madera vista, parece mas un decorado que casas vividas reales.

Montones de tiendas para comprar recuerdos, y sobre todo jamón y embutidos de Guijuelo.

Recorrer la ciudad te lleva mas o menos una hora y media, pero luego se puede descansar en una terraza de la plaza mayor, y deleitarnos mirando a los visitantes y las casas decoradas con plantas y flores que resbalan desde sus balcones.

Un deleite para la vista.

Aprovechamos para cenar en una terraza del pueblo, y como no puede ser de otra manera, Tostada de jamón con tomate, ensalada de ventresca con pimientos, y dada su cercanía con Extremadura, torta del casar. Bonito fin de etapa.

 

Día 4

8 etapa.- La Alberca, Peña de Francia

Salimos temprano con destino al Santuario de la Peña de Francia.

La carretera, de montaña, estrecha y con muchas curvas, es un espectaculo para la vista. En pocos kilometros, pasamos de una altitud de 1.056 m (en la Alberca) a poco mas de 1.870 m (en los que se sitúa el Santuario). Y desde aquí las vistas son impresionantes.

El Santuario se encuentra en la cumbre de la Peña, y alrededor de la gruta donde se encontró la imagen de la virgen de la Peña.

Dice la leyenda que “ Simon Roland, en 1434, encontró una imagen románica de la Virgen María en lo alto de la Peña de Francia.

Según la leyenda, Simon Roland, persona de gran devoción religiosa, recibió un mensaje, en sueños, de que debía encontrar una imagen de la Virgen María en la Peña de Francia.​

Buscó dicha imagen durante varios años por el sur de Francia. Un día,  hizo el Camino de Santiago y ya de regreso de Santiago de Compostela, se desvió por la provincia de Salamanca. Al escuchar que en la ciudad de Salamanca había un lugar conocido como la Peña de Francia, siguió a unos carreteros hasta San Martín del Castañar, donde, por fín, le dieron indicaciones concretas para llegar a la montaña.

Al tercer día de buscar la imagen tuvo una aparición mariana​ y finalmente, el 14 de mayo de 1434, encontró enterrada en lo alto de la peña,​ tal como lo anunciara diez años antes Juana Hernández, conocida como la moza santa de Sequeros.

A partir de entonces cambió su nombre por el de Simón Vela (ya que el mensaje que recibía en sueños decía, Simón, vela, vela y velarás  y a la virgen de Francia encontrarás..) y dedicó sus esfuerzos a promover el culto a dicha imagen en la Peña de Francia.

Falleció el 11 de marzo de 1438 y fue enterrado junto al altar de la Virgen, aunque posteriormente sus restos fueron traslados a Sequeros(conservándose junto a los de la moza santa en la iglesia de Santa María del Robledo).

Hacemos fotos del paisaje y descendemos a la gruta, que se encuentra en el atrio de la iglesia, para admirar el lugar en el que se encontró la imagen.

Tras un descanso y un breve refrigerio en la cafetería de la hospedería, tomamos el camino de regreso a la Alberca.

Al descenso, nos encontramos la desviación a Ciudad Rodrigo, a 36 km. Por lo que dada la hora y la cercanía, tomamos ese camino.

Se tarda media hora en le trayecto, mitad carretera comarcal, y mitad por autopista.

Ciudad Rodrigo es un buen lugar para una escapada, dada su cercanía, por lo que es muy recomendable.

Tras comer en Ciudad Rodrigo, regresamos a la Alberca.

Por la tarde tomamos a carretera para la sierra de las Batuecas, donde existe un monasterio carmelita (no nos dejan acceder), pero con una carretera de una belleza espectacular. Fotos de paisajes espectaculares.

 

 

 

 

 

Castillos de Castilla- León. De Peñafiel a Coca

Castillos de Castilla-León

 

En los términos de León, Valladolid y Segovia, nos encontramos con bastantes castillos, algunos muy bien conservados que pueden ser visitados muy facilmente, dada la cercanía de unos con otros.

En esta ruta nos encontramos con un territorio en el que en apenas 40 a 60 km podemos encontrarnos con una serie de castillos en muy buen estado de conservación. Así, podemos recomendar, además de la visita al castillo de Peñafiel, los castillos de  Cuellar, Portillo, Iscar y Coca.

Y además de visitar estas imponentes fortalezas, podemos, por ejemplo, degustar una cerveza de producción artesanal en la taberna “La Loca Juana”, que se encuentra ubicada en el patio de armas del castillo de Iscar.

Iniciamos este artículo con la visita al sitio de Peñafiel.

 

PEÑAFIEL.

Nos encontramos en la cuna del Ribera del Duero, donde se encuentra el Consejo Regulador de la denominación de origen que data de 1982.

En el castillo, que se asemeja a un gran barco varado en la montaña, tiene su sede el museo provincial de los vinos Ribera de Duero.

En la base de la montaña sobre la que se asienta el castillo se observan cantidad de chimeneas o respiradores, que, a modo de bosque de columnas, señalan la gran cantidad de bodegas particulares donde cada uno produce sus propios caldos.

En la falda Este de la montaña, destaca la gran estructura de la bodega Protos, que a semejanza de la Rioja, cuyo artículo está publicado también en esta web, está procediendo a renovar sus instalaciones, contratando a prestigiosos arquitectos para edificar bodegas de diseño destinadas al turismo. En este caso, la ampliación de la bodega Protos, ha sido encargada al arquitecto Richard Rogers, autor de la terminal 4 del aeropuerto de Madrid Barajas; La verdad es que desde las almenas del castillo la estructura, a vista de pájaro, recuerda las cubiertas onduladas de la terminal.

Esta visita la dividiremos en dos; Primero situar el entorno con su castillo, para en un segundo momento visitar una de las bodegas asentadas en la ciudad.- Nos referimos a la Bodega Pesquera.

 

Peñafiel y su castillo.

La ciudad de Peñafiel está muy ligada al castillo, por lo que lo mejor es comenzar hablando de su historia.

La historia de la villa se remonta a la última parte de siglo X cuando Almanzor conquista la villa y establece una cabeza de puente para seguir sus conquistas hasta Santiago de Compostela.

Mas adelante, el conde castellano, Sancho García, reconquista la plaza y la dota de los fueros, allá por el año 1013, por lo que en el año 2013 se celebraron los 1000 años de los fueros de Peñafiel.

Sancho García cambia la denominación de la villa por la de Penna Fidelis, quedando por tanto en su denominación definitiva de Peñafiel.

Recordar la frase del Conde en la que dice “esta será la peña mas fiel de Castilla”

El conde Sancho García procedió a reconstruir el pequeño castillo de madera, y la convierte en una plaza fuerte avanzada contra Al Andalus.

En 1282, con la llegada del Infante D. Juan Manuel (autor del Conde Lucanor), y su elección de Peñafiel como lugar de residencia, se procedió a reconstruir el castillo, esta vez en piedra, aunque de dimensiones inferiores a las actuales.

Ya en época de Juan II de Castilla, padre de Isabel la Católica, se declaró un proceso de rebeldía controlado por el Infante D. Pedro de Aragón. Esto hizo que Juan II, tras un asedio de tres horas, tomara el castillo y procediera a su demolición, piedra a piedra, ordenando que nunca se volviera a edificar el Castillo.

No obstante lo anterior, en 1456 D. Pedro de Girón, Gran Maestre de la Orden de Calatrava, procedió a reedificar el castillo ya con la distribución actual. Sobre los muros del Castillo se conservan los escudos de armas de la familia Girón.

Cabe señalar que en 1492 finaliza la reconquista, por lo que acaban las guerras interiores, por lo que este castillo nunca ha llegado a sufrir asedios de importancia, llegando hasta nuestros días sin que haya sido necesaria ninguna labor de reconstrucción importante; Es  decir, está casí tal como fue concebido.

La visita al Castillo es muy interesante y nuestra guia, aparte de encantadora, es una gran conocedora de la historia del castillo por lo que la visita resulta muy entretenida.

Recomendable, también visitar el Museo del Vino, ubicado en los sótanos del castillo.

Desde las almenas se domina toda la comarca quedando a nuestros pies las 4 veras principales:   Pajares, Botijas, Duero y Duratón.- Vista espectacular. El Castillo se considera el punto mas alto de la provincia de Valladolid

También podemos observar todo el casco urbano, con los monumentos mas importantes para ver, Torre del Reloj, Plaza del Coso, El convento de las Clarisas (hoy hotel Spa), Iglesia parroquial etc.

Tras salir del castillo, es recomendable dar un paseo por el pueblo, que por cierto, y sin que sirva de precedente, felicitar a sus gestores públicos por el estado de limpieza de todo el casco histórico. No había un solo papel por los suelos.

Es imprescindible ver la plaza del Coso, la mas antigua de la ciudad.

 

Donde comer:

En la comarca se come muy bien en cualquier sitio.- Su especialidad es el cordero. Estamos cerca de Aranda de Duero y como es sabido, el cordero es de lo mejor.

Nosotros comimos en un restaurante, muy recomendable, que se llama el Restaurante el Molino.  Este, ubicado encima del río, en un antiguo molino con techos abovedados. Sus dueños, orgullosos del edificio, no tendrán ningún problema en enseñarlo.

La especialidad es el cordero, las setas y el pato.  Servicio impecable y bien de precio

 

Alojamiento:

Existen bastantes hoteles y casas rurales bien ubicadas y con bastante buen aspecto.

En nuestro caso, nos instalamos en Hotel AF Pesquera, que pertenece al grupo Pesquera.

Este Hotel, situado en la salida de la ciudad, y con una magnifica vista del Castillo, está construído en la antigua fabrica de harinas. Tiene muy buenos acabados y una atención del personal excelente.

Es un hotel de 4 estrellas pero no está mal de precio.

En uno de los restaurantes existe la posibilidad de una cena con degustación de vinos del  Grupo Pesquera.

En cuanto a las habitaciones, es una pena que todas ellas den a vistas laterales, por lo que el Castillo no se puede ver desde ninguna de ellas, pero no obstante, existe un pequeño mirador en la zona de habitaciones donde uno se puede deleitar mirando el Castillo.

Las habitaciones son amplias y confortables, aunque no entiendo el significado de que la cortina de la ventana se extienda a modo de dosel a lo largo del techo abuardillado, pero esto debe ser cosa de decoradores y para gusto, los colores.

En definitiva, un hotel a recomendar.

VISITA A LA BODEGA PESQUERA

A escasos 6 km de Peñafiel se encuentra el  pueblo de Pesquera de Duero.

Alejandro Fernández, decidió allá por 1971 fundar la bodega Pesquera en Pesquera de Duero, lugar de su nacimiento, creando lo que hoy es uno de los grupos vinicolas de la Ribera de Duero de mayor prestigio, tanto a nivel nacional como internacional, lo que atestigua los numerosos premios y reconocimientos que cuelgan de sus paredes.

La visita a la bodega comienza a las 11:00, es recomendable reservar la visita previamente.

Nos recibe la guia que inicialmente nos presenta el lagar original donde comienza la historia de la bodega  con un breve video presentado por su fundador. El lagar es una construcción, ahora museo, donde podemos ver como se prensaba la uva con los sitemas tradicionales.

Posteriormente, realizamos un recorrido por las nuevas instalaciones, todo en acero inoxidable, para pasar posteriormente a barricas de roble francés.

La guia nos explica un poco la historia de la bodega y de su propietario, al que todos los empleados llaman cariñosamente Alejandro, y la verdad es que impresiona.

Nos encontramos ante un empresario, con un empuje, unas ganas de hacer y una energía envidiable.

Alejandro Fernández mecánico de profesión, decidió en 1971 adquirir un viejo lagar y empezó a adquirir terrenos, en ese momento de cultivo de remolacha, para dedicarlos al cultivo de viñas. Además, y ante el asombro de sus vecinos, creó el cultivo de la viña en espaldera, variando la forma de cultivo que se realizaba en la zona hasta esa fecha. El éxito de esta forma de cultivo fue tal, que se empezó a imitar por el resto de cosecheros.

Es en ese momento cuando nace la bodega Pesquera, con una única premisa, hacer un buen vino huyendo de la quimica y buscando un producto lo mas natural posible y basado siempre en una misma calidad de uva, el tempranillo.

Con la llegada del Consejo Regulador, D. Alejandro se plantea dejar el negocio del vino al comprobar que los nuevos metodos pueden no ser compatibles con lo que son sus principios, pero es su mujer quien le convence de que siga adelante.

En una conversación que mantenemos con D. Alejandro, y después de darle la enhorabuena por su bodega, éste nos dice que la bodega es de su mujer, Esperanza. Ya se sabe, detrás de un gran hombre hay siempre una gran mujer, y tras hablar, un buen rato con D. Alejandro, tenemos claro su mujer debe ser igual de entrañable.

Una de las marcas de vino recibe el nombre de Alajairen, en honor a Esperanza, su mujer. Todo un reconocimiento

Una vez consolidada la bodega Pesquera, D. Alejandro procedió a fundar otras tres bodegas mas, Condado de Haza, en la zona de Aranda de Duero, El Vínculo en Campos de Criptana, Castilla la Mancha y por último la Dehesa en Zamora, próxima a Toro pero bajo la denominación de origen de Vinos de Castilla León.

Y por último, hace escasos dos años, siguiendo su visión empresarial procede a rehabilitar una antigua fábrica de harina  construyendo un hotel de 4 estrellas, el AF Pesquera, del cual he hablado en líneas anteriores

En definitiva, un gran empresario con un gran tirón, que demuestra una vez mas que con personas emprendedoras, las cosas funcionan mejor.

En conclusión, he de reconocer que la visita a la bodega ha merecido la pena, primero por conocer a Alejandro Fernández, un impresionante joven de 81 años, ameno, inteligente y  emprendedor, y en segundo lugar, señalar que me he congraciado con los vinos de Ribera, ya que los caldos que hemos probado han sido autenticamente fabulosos.- Mención especial ha sido el Pesquera reserva especial de 2003 el cual estaba espectacular.

 

Salimos de Peñafiel por la carretera VA 213, SG 223 con rumbo hacia Cuellar.

Día de perros, la carretera es una recta inmensa con, teórica visibilidad, pero nos encontramos con una densa niebla que impide ver mas allá de 100 metros.

Circulamos por una carretera de doble sentido pero en muy buen estado.

La distancia hasta Cuellar es de tan solo 29 km, y por el camino pasamos por varias canteras de piedra y atravesamos el pueblo de Campaspero.

Este pueblo, con todas las casas en piedra de la zona, tiene como principal industria la piedra. De hecho, de sus canteras salió toda la piedra para la construcción del castillo de Peñafiel.

Entramos en Cuellar por el norte de la ciudad y tras seguir los carteles identificativos vemos, entre la niebla, la silueta del Castillo.

El Castillo de Cuellar, perfectamente restaurado, pertenece al Ducado de Alburquerque.

Este castillo, construído en el siglo XIII como fortaleza y ampliándose en el siglo XVI ya como palacio de los Duques se puede visitar.

Por el castillo han pasado personalidades tales como D. Álvaro de Luna, Beltrán de la Cueva, María de Molina (que se refugió en él).

A partir del siglo XIX dejó de usarse como palacio para pasar, desde residencia de Wewllington, durante la guerra de la Independencia, a cárcel y posteriormente a sanatorio.

A partir de 1971 es restaurado y dedicado a Instituto de Formación Profesional.

Sigue siendo de propiedad privada aunque su uso está cedido al Ministerio de Educación.

Sin salir de la provincia de Cuellar, tomamos un pequeño desvío siguiendo los carteles, para visitar el Monasterio de Nuestra Sra de Henar.-  Situado a tan solo 5 km del castillo de Cuellar, y en la proximidad de un rio, aparece, rodeado de pinares y chopos, la estructura del Monasterio.

Es un Monasterio regentado por los Carmelitas “calzados”.

De este Monasterio existe abundante información en internet, y publicamos lo que de él dice la Oficina de Turismo

La Oficina de Turismos nos dice que “El Santuario de Nuestra Señora del Henar, situado a unos cinco kilómetros de Cuéllar es el centro de devoción más importante de toda la comarca. Tiene a su alrededor una zona recreativa dotada de distintos servicios para hacer más agradable la estancia de la gran cantidad de personas que acuden durante todo el año en excursiones y en otras fiestas, como la de los resineros, Henarillo, El Carmen, Santiago, etc., además de la romería de Nuestra Señora del Henar que se celebra el domingo anterior a San Mateo, entre el 14 y el 20 de Septiembre.

La imagen de Nuestra Señora de El Henar es una talla del siglo XII, que se venera desde su aparición a un pastor allá por 1580. En el recinto del Santuario se encuentra la Fuente del Cirio, lugar en el que, según la tradición, estuvo oculta la imagen desde la invasión de los almohades hasta la fecha de su aparición.

Pronto se levantó una ermita en honor de la Virgen, que se convirtió en templo en 1664 al incrementarse la devoción mariana.

El pórtico es de piedra con escalinata y triple arco, aunque la fachada ha sido retocada en varias ocasiones. En 1759 se construyó el camarín, el crucero y el claustro adosado a la iglesia. Las pinturas pertenecen a José Micot, destacando la cúpula del crucero, que representa la glorificación de la Virgen María. Son de este mismo artista las pinturas y la decoración de la cúpula del camarín de la Virgen. En él se encuentra también una colección de cobres pintados de la escuela flamenca, pertenecientes a Antón Wolfaert, y de la escuela de Rubens.

La imagen de Nuestra Señora del Henar es una talla policromada románica de principios del siglo XII, retocada en el siglo XVI. Sostiene en su regazo a su hijo como “Sede Sapientiae” y ha sido restaurada recientemente.

Pero además de por su sentido religioso, el Santuario del Henar presenta un gran atractivo desde el punto de vista ambiental, ya que se encuentra enclavado en una pradera arbolada, muy propicia para gozar del campo.”

De nuevo en Cuellar, tomamos la carretera A 601 en dirección Valladolid.

 

Próximo destino, Castillo del Portillo.

El trayecto es de 32 km, pero que se recorren por autovía, por lo que está a menos de 20 minutos.

Tras llegar al Portillo, tomamos la desviación al Castillo y tras una larga pendiente, y atravesando densa capa de niebla, logramos “entrever” el castillo en lo alto de la cima.

La entrada al Castillo cuesta apenas un  euro…. Bastante asequible.

En su interior destaca el pozo de mas de 30 metros de profundidad y la impresionante torre del Homenaje.

Sus orígenes son algo desconocidos aunque se le relaciona con la guerra de los Trastamaras (Enrique vs Pedro I) por el control de Castilla.

En el Castillo estuvo recluido D. Alvaro de Luna hasta su ejecución.

Tras la breve visita, volvemos a nuestros vehículos para nuestro siguiente destino, el Castillo de Iscar

Volvemos a las carreteras comarcales, mas agradables para ir de paseo, y nos dirigimos a Iscar tomando la VP 1202.

El trayecto dura apenas 20 minutos (18 km), pero seguimos envueltos en niebla… Una pena, porque el paisaje debe ser muy bonito.

Llegamos a la ciudad de Iscar y tomamos la subida al Castillo.

Nos encontramos con un recinto amurallado donde sobresale la silueta de la torre del homenaje. Prácticamente todo el castillo está ocupado por la torre.

En el exterior nos encontramos con una antigua catapulta, preparada para iniciar el asalto.

Entramos al interior de las murallas, y al fondo se encuentra una pequeña instalación que alberga la cervecería La Loca Juana.

Dada la hora, pensamos que es una buena ocasión para tomar un café.

Nos recibe Nieves, un encanto; Nos cuenta que, además de trabajar en la cervecería, es historiadora del arte y guía del Castillo.

Le pedimos si podemos tomar un cafetito caliente, el ambiente no es para menos, pero nos dice que café no tiene pero nos incita a probar una cerveza de elaboración propia.-

La verdad, a estas horas y en ayunas, la cerveza se me hace un poco duro, pero aceptamos probar un tipo de cerveza, que nos dice que es la cerveza de Navidad, y he de reconocer que estaba muy buena.

La cerveza, de un color ligeramente tostado, casi caramelo, tiene un sabor algo dulce,  y  “entra “estupendamente. Muy rica.

Tras una animada charla con Nieves, proseguimos nuestro camino, no sin antes recomendar a los amigos moteros, a que institucionalicen la cervecería la Loca Juana como un punto de encuentro. Seguro que les gusta.

 

Dejamos Iscar y nos dirigimos hacia Coca.

Para ello tomamos la SG V 3341 y tras 24 km llegamos a la localidad de Coca.

El Castillo de Coca, no se encuentra encima de una loma, lo que es habitual, sino en el propio pueblo y rodeado por un foso y el rio.

Sorprende su construcción en ladrillo, en lugar de en piedra, y nos comenta el guía que el ladrillo se empezó a utilizar a partir del siglo XV, con la aparición de las lombardas. Motivo.—El ladrillo se rompia en pequeños trozos, absorviendo el golpe de las balas de cañon, lo que lo hacía mejor que la piedra ya que ésta se desplomaba al recibir esos impactos.— Un poco parecido a lo que los vehiculos modernos hacen al deformarse progresivamente para minimizar el daño. (todo está inventado)

El castillo, fue totalmente restaurado entre 1950 y 1960,y  se puede visitar con un guia vestido a la antigua usanza, que nos irá comentando las curiosidades de cada una de las habitaciones.

En la actualidad, está cedido al Ministerio de Agricultura.

Tras la visita, damos por terminado el viaje, y aprovechamos que estamos en tierras segovianas para darnos un homenaje de un buen corderito en un asador de Coca y fin del viaje.

León.- Ruta a Valporquero

Presentamos a continuación un viaje para fin de semana.

 

Se inicia el viaje en la ciudad de León y desde ahí visitaremos la cueva de Valporqueros.- Una gran desconocida a pesar de que es una auténtica maravilla.

La Ruta

 

 

El Viaje

Salida de fin de semana  a León, con visita a las cuevas de Valporquero.

Punto de encuentro en León, el Hotel Alfonso V, por su situación, en pleno centro, y a escasos metros de la ciudad monumental.

Tras un trayecto de 330 km, hechos todos por vía rápida, AP 6 y A66, llegamos a León en apenas 3:15. Eso si, paradita en Rueda, en Casa Lola, para estirar las piernas y reponer fuerzas con un “bocatín” de jamón y una coca cola (hay que conducir).

El Hotel Alfonso V se encuentra en la calle Padre Isla 1, esquina plaza de Santo Domingo.

Tras asearnos un poco, nos reunimos todo el grupo en la recepción del hotel para salir de copas por el barrio húmedo. ¡Ambiente a tope!. Parece la Gran Vía en hora punta. Mucha animación.

Nos dirigimos tranquilamente hacia la Catedral, y, sorpresa, toda la zona está llena de tenderetes, se celebra un mercado medieval. Por haber, hay hasta romanos, suponemos de la Legio VII desfilando y controlando a los mercaderes.

Se pueden comprar productos de artesanía o comer un asado de cochinillo en la forma tradicional. Al menos curioso.

Bajamos por la calle Mariano Dominguez y paramos en el Bar Lorenzo… Un corto de caña, por favor. El camarero nos pregunta… Sopa de ajo, Ibéricos o tapa de queso.

Y  nos pone el corto de caña con una cazuela de sopa de ajo por persona… Precio 1,50 … No se si llegaremos a cenar.. je je

Seguimos el camino y llegamos a la Plaza Mayor, recientemente rehabilitada… Aquí nos encontramos un Hummer blanco con varias niñas vestidas de mejicanas seguidos por un grupo de Mariachis cantándolas… Se nos dice que es una despedida de soltera.. A lo largo del fin de semana veremos muchos grupos de chicos disfrazados. Este es un destino típico para las despedidas de soltero.

Seguimos nuestro camino y llegamos a la plaza de San Martín, nos espera el restaurante el Racimo de Oro para la cena.

Previamente tomamos otro corto de caña, esta vez con un plato de queso de la tierra.

Cenamos en la bodega. Todos comentan la belleza del lugar.

Menu.

De primero, picoteo de productos de la tierra, Chorizo, cecina y jamón; Lengua; pastel de puerros con salsa de gambas, etc.. Demasiados entrantes.

De segundo, Chuletón fileteado y secreto ibérico

Para terminar, un  surtido de postres, todo esto bien regado con vino .

Precio por persona .- 35 € (incluido propina)…. No está mal para todo lo que hemos comido.

Salimos del restaurante y paramos a tomar una copa en el Apple Green, también en la Plaza de San Martín. Parece que somos los decanos del bar… .

Ya es hora de volver ya que mañana a las 11:00 debemos estar preparados para salir para las cuevas de Valporquero.

Sabado.

A las 10:00 quedamos en el Restaurante del Alfonso V para desayunar y prepararnos para el camino.

Buffet libre, así que no perdonamos los revueltos con bacón… A la vuelta habrá que pensar en ponerse a dieta.

11:00 todos listos para salir

Consultamos el GPS para la mejor dirección hacia las cuevas de Valporquero… La dirección es Valporquero de Torio.

Los GPS recomienda la ruta por la N630 hacia La Robla para luego tomar la carretera CL 626 dirección Roble de la Cueva y terminar en la LE 311 hacia Valporquero de Torio.- Distancia 51 Km y tiempo 1:10 (ver mapa adjunto)

Por mi parte prefiero y recomiendo tomar directamente la carretera LE 311 que va directa por una zona de gran belleza… Supongo que los GPS tienen tendencia a coger carreteras nacionales, pero quien quiera disfrutar del paisaje, este camino no defrauda.

Es una carretera de doble sentido, pasando por pueblecitos encantadores y acompañados todo el camino por el río Torio.. Pero ¡quien tiene prisa!  Hay que disfrutar del paseo, aunque a veces no se pueda adelantar.

Mas o menos se tarda una hora en llegar, pero con paradas fotográficas por el camino.

A medida que nos acercamos a las cuevas, nos vamos adentrando en los Picos de Europa, con sus altas montañas y desfiladeros.. La visión es espectacular, y al llegar al pueblo de Vegacervera, entramo en las hoces de Vegacervera… Recomiendo ir despacio observando el paisaje; detrás de cada curva vemos grupos de personas haciendo escalada. Un paraíso.

Buscamos sitio para parar y hacer fotografías… Dificil elegir la mejor ubicación,.

Finalmente aparcamos en el mirador de Vegacervera, y subimos a una elevada plataforma donde podemos ver el magnífico paisaje que nos rodea, Montañas, desfiladeros y el rio Torio como acompañante permanente.

El tiempo se nos ha estropeado ligeramente y nos cae una ligera llovizna, pero todo soportable.

El paisaje es una maravilla; El mirador, a unos 50 metros de altura sobre la carretera, consiste en una plataforma instalada en un risco, desde donde se puede observar la belleza del entorno, con sus elevadas montañas, que conforman la Comarca de la Montaña Central, cañones y valles, y con el sonido de los rápidos que el río Torío va generando en su loco avance hasta su desembocadura en el rio Bernesga.

Tras un breve descanso, fotos de rigor, proseguimos ruta hacia Valporquero del Portillo, para ello, tras unos breves kilómetros recorriendo desfiladeros, tomamos la salida a la izquierda para subir por una carretera de pendiente excesiva, pasamos de unos 800 m a 1390 en unos escasos 5 km, y de un paisaje impresionante.

Tras pasar el pequeño pueblo de Valporquero de Torio, divisamos el gran aparcamiento que señaliza la entrada a las cuevas.

Para visitar las cuevas de Valporquero se puede elegir dos rutas. La corta, mas o menos 1,5 km que recorre unas 5 salas, o la ruta larga de unos 2,5 km y que permite ver las 7 salas visitables. El camino largo dura una hora y media, pero seguro que se os hará corta.

Nosotros optamos por la ruta larga. Precio 8,5 €/p.

Mientras esperamos que llegue la hora de salir, las 13:00, nos acercamos al bar y aprovechamos para informarnos de lo que vamos a ver.

Las cuevas, abiertas al público desde 1966 presentan un itinerario visitable por el público de 1.300 m de longitud, y recorre siete salas a cada cual mas espectacular con diversas formaciones geológicas, desde la sala de las pequeñas maravillas hasta la final de las maravillas.

La entrada, se encuentra bajo el pueblo que le da nombre

La corriente subterránea ha ido socavando los terrenos creando dos niveles.. El nivel superior, 1.300 metros de longitud, es el que está habilitado para el turismo, mientras que en el nivel inferior, de 3.150 metros, se puede observar y sobre todo oir la corriente subterránea de agua que, solamente se autoriza su visita a espeólogos y expertos con autorización previa de la Diputación de León.

La temperatura en la cueva es constante  durante todo el año, 7 grados centígrados, por lo que se aconseja llevar algo de abrigo y unos zapatos resistentes.

Como ya he comentado, la ruta larga se compone de 7 salas y que, dada la cantidad de formaciones que vemos, y que mi corta memoria no me permite recordar he optado por transcribir la información oficial;

Asi empezamos:

A la entrada nos espera el guía que nos acompaña en la visita. Entramos por un largo túnel excavado en la montaña para tras unos 50 metros salir a un valle en el que al fono, rodeado de árboles y plantas nos espera la entrada a la cueva y por tanto, la 1 Sala.

No hay palabras para describir lo que estamos viendo, así que recomiendo la visita y procedo simplemente a enumerar lo que la guía nos va diciendo

 

SALA 1

“1.- Boca de la Cueva

Después de un breve recorrido por el túnel de acceso, excavado en la roca de la montaña, se accede a la Boca de la Cueva, que ya nos avanza las espectaculares dimensiones de la Cavidad. Escondida en un hermoso y diminuto valle ciego, se abre la puerta al mundo subterráneo. Por la espectacular boca de cueva discurren las frías y cristalinas aguas del arroyo de Valporquero, que nos acompañan durante parte de la visita turística. La primera parada, bienvenida y explicación suceden aquí, en el umbral del desconocido y maravilloso mundo subterráneo.”

Aquí el guía nos explica datos de la formación de las cuevas,… Palabra, yo no había nacido… y nos comenta que a pesar de la dimensión de la entrada, esta se descubrió en la década de los 60, aunque se desconoce quien fue su descubridor… Supongo que algún pastor buscando refuio para el ganado.

Seguimos entrando y pasamos a la 2 Sala

SALA 2

2.- Pequeñas maravillas

Se sitúa al norte de la Gran Rotonda, destacando por las características formas que dan nombre y vida a sus espeleotemas, La Torre de Pisa, Las Gemelas o la ya famosa Virgen con el Niño, son aquí las primeras figuras que se van perfilando e iluminando ante nuestros ojos, formaciones que dejándonos llevar por la imaginación, nos permiten evocar figuras y monumentos ya conocidos.

.

Sala 3

3.- Gran Rotonda

Es la sala de mayores dimensiones, con más de 100.000 m3 de vacío subterráneo.  A medida que descendemos hacia el centro de la sala, los techos blanquecinos se elevan y las paredes se alejan formando una bóveda natural de más de 20 m de altura, atravesada por el arroyo de Valporquero. En primavera, otoño e invierno, las lluvias le aportan cantidades ingentes de agua que saturan nuestros oídos, perdiéndose por la contigua sala de las Hadas. La Gran Cascada blanca como la nieve y el Fantasma, son logotipo y enseña de esta cavidad.

 

Sala 4.- preciosa

4.- Hadas

En época de lluvias el agua se precipita en una cascada de 15 m de altura, hasta perderse a través del  Curso de Aguas, piso inferior de la Cueva que transcurrirá invisible bajo nuestros pies durante el resto de la visita.

 

Sala 5

5.- Cementerio estalactítico

Siguiendo el antiguo curso del río, el camino se abre paso a través de un suelo repleto de estalactitas caídas y estalagmitas que afloran de forma caótica formando un verdadero Cementerio Estalactítico, dando un aspecto ciertamente siniestro.

 

Sala 6.- El nombre muy bien puesto

6.- Gran Vía

Continuando hacia el interior de la cavidad, nos adentramos en esta espectacular galería donde los estratos calizos afloran verticales, formando un estrecho pasillo de más de 200 m de longitud y alturas que llegan a sobrepasar los 30 metros

Desde el final de la Gran Vía, se observa el “Curso de Aguas en el nivel inferior y se nos comenta que esa zona no es visitable por el público pero se permite su visita a profesionales espeólogos donde pueden recorrer galerías y cascadas sin acondicionar aún por el ser humano.

En el centro de la sala y bordeada por el camino, se encuentra la Columna Solitaria, una esbelta columna que se eleva hasta perderse en una multitud de agujas estalactíticas. Después sorteamos oscuras y profundas simas bajo las cuales y tras 50 m de vacío, discurre el río subterráneo de Valporquero.

 

Sala 7

7.- Maravillas

Miles de puntiagudas estalactitas desenfocan nuestra vista apretándose en una catarata de color. Excéntricas, macarrones, abanderadas y todo un sinfín de espeleotemas saturan el ambiente taponando la cavidad y guardando sus secretos más íntimos. Llegados a este punto se inicia el camino de vuelta, que para los visitantes que por primera vez se adentren en una cueva quizás les invite a pensar durante la salida de qué maravillas nos ofrece la naturaleza y cuán importante es respetarla y cuidarla, aunque sólo sea por disfrutar de su belleza en todas sus formas.

 

Después de admirar las maravillas, alguno empiezan a aplaudir al guía, pero este nos avisa,  “ No hagáis eso, no queremos que se caiga alguna estalactita del techo..”, e iniciamos el camino de regreso, haciendo mas fotos del lugar.

14:30, buena hora para ira a comer.—hemos reservado en un pueblo de la zona, “La Coladilla” en el restaurante La Rinconada.

Al pueblo se accede retrocediendo por el camino recorrido hasta llegar a Vegacervera, para allí, girar a la izquierda y tras 5 kilómetros estaremos en La Coladilla.

El restaurante, regentado por la familia propietaria, nos recibe su dueña.

Nos tienen preparado el menú, por lo que no tenemos ni que pensar… Empezamos con un picoteo a base de productos de la regíon; Surtido de ibéricos, a destacar el chorizo picante, lengua escarlata, quesos y croquetas de jamón y demás productos deliciosos.

Continuamos con un Carrileras estofadas y cabrito asado

Como piensan que nos vamos a quedar con hambre, la casa  nos invita a probar una cazuela de su especialidad en Chivo.   Es imposible comer todo lo que han puestos, y aún queda el postre.

Tras la comida, aprovechamos para adquirir en la tienda cecina y chorizo.

Antes de montar en los vehículos, un poco de relax por el pueblo, para intentar, sin conseguirlo, que la comida baje un poco. Se nota que estamos en la montaña, nos rodea un rebaño de vacas que bajan después de un día al aire libre.

Aunque nos cuesta, es hora de retornar a León, a ver si llegamos a tiempo de visitar algún monumento.

Tomamos la Le 311 dirección sur (León) y en apenas 440 min, esta vez sin paradas, llegamos a León antes del cierre de los monumentos mas importantes.

Paseíto desde el hotel, hasta la colegiata de San Isidoro. Llegamos con tiempo para la última visita al panteón de los Reyes (cierra a las 19:00).. Just in time…

Nos recibe una guía, que como ella misma dice, está enamorada de la historia de León.

El pabellón de los Reyes, restaurado recientemente, es visita obligada.. Y ahora que presumen de tener el “autentico cáliz de Cristo” (Santo Grial), conocido como el cáliz de Doña Urraca, es todavía si cabe, mas instructivo.  Sobre el cáliz, toca pelearse con la Catedral de Valencia a ver quien tiene el real.

Por ahora, según los investigadores, parece que tiene mas probabilidades de ser el auténtico éste (el Cáliz de Doña Urraca)

Cuenta la tradición, y parece que hay documentación que lo corrobora, que el Cáliz entra en España como un regalo de  Ali ibn Muyahid ad-Danii, Gobernador de Denia, al rey Fernando III el Santo y donado a León por su hija Doña Urraca.

Parece que dos pergaminos del Cairo así como un pequeño desconchado de la copa documentado en escritos anteriores podrían certificar su autenticidad, pero como pasa con casi todas las reliquias, hay que dejarlo a la fe.

Posteriormente entramos a la Colegiata, la cual tiene el privilegio de tener expuesto pemanentemente la sagrada forma.

El templo, románico es maravilloso, y aunque no tuvimos esa suerte, recomiendo entrar algún dia en que esté el coro y órgano funcionando.. Se olvida el mundo en esas ocasiones.

De salida del templo, nos volvemos a topar con la Legio VII marchando en dirección a la Catedral, donde recordareis que estaba el mercado medieval.

Les seguimos, camino a la Catedral, la cual está cerrada (dejamos su visita para el dia siguiente), y tras ver un ratito el mercado medieval, nos vamos a recorrer la cultura enólica local, es decir, nos vamos de vinos, esta vez por la calle Cervantes. Que decir, con 2 vinos y sus correspondientes tapas se puede decir que hemos cenado.

Ya para descansar, decidimos tomar una copa en la terraza del Hotel Conde Luna. Preciosa y fresca noche. Desde la terraza se contempla una preciosa vista de la ciudad iluminada.

Mañana será otro día.

Domingo

Tras un desayuno buffet, dejamos el hotel… Cada uno quiere volver por su lado, pero antes vamos a despedirnos de “la pulcra leonina” (La Catedral)

Se nos dice que en horario de misa el templo se cierra y que la visita con guía cuesta 3 euros, pero entre la salida de la misa de 11 y la entrada a 12 hay 15 minutos de acceso libre… Dicho y hecho, aprovechamos ese hueco para entrar.

Como siempre, impresiona la paz que hay en el templo.. Las vidrieras, recién restauradas se han modificado ligeramente para permitir que circule el aire entre ellas y un cristal que las protege del exterior… Esperemos que sobrevivan otros 800 años así.

Tras la visita al templo, cada uno procede a regresar a Madrid por su cuenta, por lo que aquí acaba el viaje

Otras cosa que ver en León

Pasear por León puede ser uno de  esos placeres para los sentidos, sus calles, su ciudad amurallada, su Catedral y su parador de peregrinos, nos recuerda que esta ciudad milenaria ha mantenido el testigo de todas las culturas que han pasado por España.

Su Muralla romana nos recuerda que aquí puso sus reales la Legio VII; la colegiata de San Isidoro, una maravilla del arte gótico, nos trae a la memoria el traslado de los restos de San Isidoro de Sevilla, para evitar que cayera en manos de los almohades; También nos recuerda las correrías de Alfonso VI, y Doña Urraca en sus conspiraciones con Sancho el Grande y el Cid Campeador y así muchas cosas mas.

La catedral, de fabrica gótica, nos deleita con la maravilla de sus vidrieras,.

Si el turista tiene poco tiempo, recomiendo que no debe dejar de ver:

El Hostal San Marcos

Catedral

Colegiata de San Isidoro y Museo panteón de los Reyes Leoneses

Casa Botines

Plaza Mayor y barrio Húmedo

Plaza del Grano

Etc.

 

 

 

 

Ruta por los vinos de Rioja

La Rioja .- La ruta del vino

La ruta la hemos dividido en 4 etápas

  • De Logroño a La Guardia
  • De Laguardia a San Vicente Sonsierra
  • De  SanVicente Sonsierra a Haro
  • De  Haro a Briones

 

Iniciamos la ruta en Logroño, con la intención de hacer un breve recorrido por las zonas vinícolas y visitar alguna bodega, parando a comer en una de ellas.

La ruta planteada arranca en Logroño, pasando por El Ciego, donde visitaremos la Bodega de Marqués de Riscal, realizada en una estructura de titanio, al igual que el Guggenheim de Bilbao, para ir seguidamente a la Población de Laguardia, Bodega Ysios (diseñada por Calatrava), Bodega Hermanos Peciña en San Vicente Sonsierra, donde visitaremos la bodega y comeremos allí, para posteriormente y en dirección a La Bastida llegaremos a Haro, y vuelta a Logroño pasando por el pueblo medieval de Briones.

 

I.- Logroño – Laguardia

 Logroño a El Ciego.

Iniciamos nuestra ruta del vino saliendo de logroño N 232.- Primera parada, El Ciego.

Por el camino vamos viendo cantidad de fincas con, como era de esperar, grandes cultivos de viñas. Por eso estamos en la Rioja.

Tras subir una pequeña loma, divisamos a lo lejos la silueta de la Iglesia del pueblo del Ciego, acabamos de entrar en la provincia de Alava.

En la entrada del pueblo, en una inmensa finca de viñedos, nos deslumbran los reflejos del sol sobre una construcción de titanio, que adquiere un cierto tono rosa.- Hemos llegado a la bodega de Marqués de Riscal.

 

El edificio principal, donde se sitúa el hotel, fue construido por Frank O. Gehry con una estructura similar al Guggenheim de Bilbao, es decir, usando como elemento constructivo el titanio, pero en este caso, utilizando el color rosa y plata para recordar al vino.

El acceso desde el aparcamiento nos lleva por un jardín muy cuidado hasta acceder a la entrada principal, que se entra por la tienda. El acceso al hotel está vedado a curiosos, para no molestar a los huéspedes, salvo, que en la propia tienda se solicite la visita (pasar por caja).

Accedemos a la entrada principal del hotel dejando a nuestra derecha un inmenso campo de viñedos.

El Hotel, con una estructura que se asemeja a las olas del mar en un día de tempestad, es impresionante. El sol se refleja sobre los paneles de titanio arrancando un colorido rosa.

Desde la terraza de la cafetería se tiene una vista inmejorable de la población de El Ciego, con su Iglesia medieval sobresaliendo por encima de todo.

Recomendación:

¡Visitar la Rioja sin parar en esta bodega es una pena!

Tras tomar un breve tentempie en la cafetería, dejamos la bodega y volvemos a la carretera con dirección a Laguardia.

El Ciego –Laguardia

Salimos de El Ciego, y por la A3216 nos dirigimos a nuestra segunda etapa, Laguardia.- Son 5 km de carretera comarcal, donde vamos atravesando bodega, tras bodega. Eso si, todas con diseño, que se alejan de la imagen tradicional de la Bodega como un lugar lúgubre y oscuro, en cuevas húmedas  en la tierra. Se nota que la cultura del vino ha creado una nueva forma de turismo, el “Enoturismo”, que  está en auge.

La entrada en Laguardia no puede ser más bonita.- Se trata de una ciudad amurallada, construida por el rey Sancho el Fuerte de Navarra y que se conserva en un estado extraordinario.

Las calles, peatonales, mantienen su sabor medieval y es digno de visitar, al menos desde el exterior, los magníficos accesos que presentan las casas del pueblo con sus atrios de entrada y escaleras. Solo hay algunas “chapuzas”, que no se entiende como se han permitido; En algunas casas que se ha sustituido la tradicional puerta de madera por puertas de aluminio o puertas nuevas excesivamente barnizadas, pero estos son los menos. El resto está perfectamente restaurado.

A parte de la Muralla, hay que visitar la Plaza del Ayuntamiento, La Torre Abacial, la Plaza Mayor y la Iglesia de Santa Maria de los Reyes. A parte, hay que dar un  paseo por la ciudad, cada lugar tiene su encanto, y asomarse a las murallas para observar, desde lo alto la Comarca.

Solo una breve referencia, que considero muy interesante. Es conveniente coger un guía para la visita a Santa Maria de los Reyes. Esta Iglesia, a nivel arquitectónico es muy interesante, ya que la construcción de la cúpula está soportada sobre una estructura, que puede ser única en el mundo, y que, incluso hablando con amigos arquitectos, se sorprenden de la forma en la que la estructura soporta el peso. Asi mismo, la portada de piedra policromada, es la única en España que mantiene los colores originales, tal como fueron concebidos, y ello es debido a que la portada, siempre ha estado protegida de las inclemencias del tiempo por un pequeño atrio cerrado.

Terminamos la visita de Laguardia y pasamos a la parte II

 

2ª parte .- De Laguardia a San Vicente Sonsierra

Iniciamos esta segunda parte de la ruta siguiendo la carretera A3214.- El camino, ligeramente más largo que seguir por la A124 pero es un paseo más agradable.

 Laguardia a la Bodega Ysios.

Salimos de la ciudad por una de las puertas de la muralla. Lo bueno de estas etapas es que las distancias entre unas y otras no son muy largas, por lo que el cuerpo lo agradece.

Nada más salir de Laguardia y en dirección Haro, prácticamente a la salida de la ciudad pasamos por la Bodega Ysios.

Esta bodega, construida por Calatrava presenta una estructura de ondas, que recuerda algo a la terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Además la estructura del tejado parece como si estuviera pixelado.

Hacemos una breve visita por el exterior de la edificación para seguir trayecto por otras bodegas.

Bodega Ysios a San Vicente de la Sonsierra.

El camino de Ysios a San Vicente de la Sonsierra, de unos 20 km, trascurre entre viñedos y bodegas hasta que llegamos a la localidad de San Vicente de la Sonsierra.

En la carretera de circunvalación del pueblo nos aparece un pequeño edificio con el cartel de Bodegas Peciña.

Esta bodega, como casi todas de la Rioja, son visitables previa reserva. En nuestro caso, hemos reservado  visita a la Bodega con comida.

Nos recibe la relaciones pública de la bodega y nos indica que mientras esperamos a la vista, pasemos al bar a un aperitivo.

¡Esto no es un aperitivo, es una comida completa¡.- Hay tortilla, toda clase de ibéricos, quesos, etc , todo ello regado con un rioja crianza exquisito. Por nuestra parte ya hemos comido, estamos listos para  la visita a la bodega.

La chica, encantadora, nos da un paseo por la bodega explicando detalladamente cómo se elabora el vino desde la vid, pasando por las tolvas hasta llegar a las cubas.

¡Por fin aprendo la diferencia entre reposar en barril de roble francés o canadiense¡ y la diferencia entre crianza y reserva.

Tras la visita, … sorpresa…, nos pasan al comedor….. Pero aún hay más??.

De primero Menestra de verduras… probablemente la mejor que he comido nunca, y de segundo cordero, …. Todo ello regado con los diferentes tipos de vinos de la bodega, crianza, reserva y Gran reserva Chobeo….

No sé si queda hueco para el postre.

Agradecemos la visita y la comida y pasamos por la tienda, quien más quien menos compra algunas botellas de Rioja Señorío de Peciña (crianza), o el Gran reserva denominado Chobeo y algunos productos de la tierra (pimientos etc,).

Por cierto, nos dicen que ellos solo venden bajo pedido y sus productos no se pueden encontrar en las tiendas.

La visita, amén de instructiva, ha sido una pasada.

Precaución, antes de coger los vehículos, estar seguros de que estamos en condiciones…. Alguno ya hace el comentario de que la Guardia Civil de la zona se va a poner las botas con nosotros….

Dejamos para la tarde la visita a Haro y a Briones.

3ª parte .- De  SanVicente Sonsierra a Haro

Después de la opipara comida/visita a la bodega, volvemos a los coches, no sin antes comprobar que estamos en condiciones…. ¡No hay que jugársela

Tomamos la N232a con dirección a la Bastida., son 12 km de carretera de doble dirección, bastante buena, así que es un trayecto cortito.

La Bastida, pueblo de unos 1.200 habitantes, se puede recorrer bastante rápido, A pesar de su origen medieval, a mi modo de ver, poco que visitar, La Iglesia del la Asunción, la Plaza del Ayuntamiento y poco mas; Así que, atravesamos el pueblo, y por la LR 212, nos dirigimos a la ciudad de Haro.

Haro es considerada la cabecera de la Rioja Alta, y su principal actividad es la viticultura. Los edificios, donde abundan las casas blasonadas, dado que en el pasado esta villa era residencia de nobles dependientes de los Reyes de Castilla, como los Condes de Alburquerque, Condes de Velasco.

Tras circular un poco por el casco urbano para ver la ciudad, decidimos aparcar cerca de la Plaza Mayor para tomar un café y ver los edificios más de cerca.

Llama la atención lo rehabilitado que está el casco urbano, y la limpieza de los edificios, ¡somos conscientes de lo rica que es esta zona, probablemente gracias al vino, por el buen estado de todos los edificios y por las sensaciones que se perciben¡.

A destacar, la Iglesia parroquial, la Plaza Mayor, el Conservatorio, y cualquier esquina de la ciudad, que no tiene desperdicio.

Sencillamente, “una belleza de ciudad”

También destacar el gran número de bares de vinos que hay en cada esquina, no obstante, esta es su mejor industria.

Tras descansar un rato, en la Plaza Mayor, emprendemos el regreso,… que se nos hace tarde.

 

4ª parte .- De  Haro a Briones

Visto Haro, lo cual es mucho decir, ya que esta ciudad merece mucho más que un par de horas, salimos con destino a Briones.

Para ello, nos dirigimos por la N232 en dirección SE (Sierra Echo en terminología aeronaútica) y tras un breve paseo de 11 km (no es mucho) llegaremos a Briones.

¡Atención; Briones es una ciudad medieval sobre una colina con muchísimo encanto, pero si el viaje se hace coincidir con la fiesta medieval, segunda semana de junio, será un recuerdo imborrable.¡  En la fiesta medieval, todo el pueblo retrocede 500 años para representar la forma de vida en esos tiempos.

Dicho esto, seguimos por el camino, está atardeciendo, pero se agradece que en junio oscurezca tan tarde, lo que nos permite que, tras una curva, vemos aparecer una loma en la que se destaca la Torre de la Iglesia reflejando el color dorado del sol de atardecer.- Bonita estampa.

Toda la ciudad está cortada al tráfico, por la fiesta, por lo que dejamos los coches y comenzamos una larga y empinada subida de calles y de escaleras interminables, hasta llegar a la cima de la colina. A lo largo de estrechas callejuelas, y siguiendo a la multitud llegamos a la plaza Mayor, destacando la Iglesia de la Asunción, es curioso la cantidad de Iglesias de esta zona con esa misma advocación, de gótico isablelino, domina completamente la explanada.

La plaza, se asemeja en este momento, a un auténtico centro de negocios medieval. Todo lleno de carpas ofreciendote artesanía o simplemente comida (buenísimos los montados de chorizo de olla con cerveza en jarra de barro)…. Hemos comido como fieras en la visita a la bodega, pero quien se resiste a esta pequeña tentación.

Nos encontramos,  a un coro medieval entonando melodias de la época…, un cetrero haciendo una exhibición con un buitre, el boticario, con su botica de época y así mil oficios mas.

Aprovechamos para visitar la Iglesia… magnífico órgano, y a seguir viendo el pueblo.

Por las calles aledañas, el espectáculo sigue activo, el herrero atizando su fogón y fabricando cotas de malla, por cierto, muy pesadas, el panadero moliendo pan, las monjas repartiendo alimentos entre los vagabundos, etc.

Nos sorprende la guardia del castillo haciendo una redada en busca de ladrones.  No se si vamos a salir vivos de aquí o la Inquisición nos va a quemar por herejes… Tiempo dirá…

En la explanada de la muralla oeste, hay un torneo.. Se enfrentan dos caballeros,  por el honor de alguna  dama desvalida, pero la justa acaba sin sangre.

El ambiente es bárbaro, supongo que en un día normal la ciudad seguirá teniendo su encanto pero es recomendable hacer coincidir la visita con esta fiesta.  Hemos tenido mucha suerte.

Bajamos, esta vez es más fácil, la colina, en busca de los coches, y tomamos el camino de regreso a Logroño.  Ha sido un día intenso.

Total.- se han realizado unos 111 km, visitado 5 lugares y bodegas varias, comido y bebido, sobre todo lo primero en exceso, y disfrutado como locos de una zona maravillosa.

 

Paraíso en Luarca

JARDINES DE LA FONTE BAIXA

Situación:

El Chano, Luarca, Asturias

43º 32´40´´ N

  6º 32´41´´ W

Distancias.

Oviedo.-     86 km  por autovia

Gijón.-        78 km por A8

 

 

Los Jardines de la Fonte Baixa, en Luarca, mas conocidos como los jardines de Panrico, en honor a su creador D. José Rivera, fundador de la empresa Panrico, pueden ser considerados como uno de los jardines botánicos más importantes de Europa, y a pesar de ello es un gran desconocido.

 La historia de este vergel, es relativamente corta. Nace hace escasamente 20 años, gracias a la labor ingente y desinteresada de su creador, que, tras adquirir una pequeña parcela de 1.000 metros, con la idea de hacerse un pequeño refugio de fin de semana, y enamorarse de la zona, con una visión de futuro extraordinaria, procede poco a poco a ir adquiriendo más parcelas hasta conseguir las más de 20 hectáreas que hoy componen el jardín.

Tras ello, inició la labor de crear uno de los jardines mas bellos de Europa, convirtiendo lo que inicialmente era una tejera típica de las cornisas cantábricas en un lugar de ensueño donde podemos encontrar variedades botánicas traídas de todas las partes del mundo.

 Así nos encontramos con ejemplares del ginko biloba, quizá el árbol mas antiguo conocido, se dice que ya existía en la prehistoria. También hay ejemplares centenarios de robles, alcornoques, bambús, un centenario algarrobo e incluso 2 enormes  palmeras, que, tal como nos dice su propietario, fue una odisea traerlas por carretera.

Además, nos comenta D. José, lo mas importante de este jardín no son las especies de árboles, ya de por sí impresionantes, sino la gran variedad de plantas de flor, hortensias, azaleas, camelias y rosales, lo que hace que este jardín posea una impresionante variedad de colorido en cualquier época del año.

Además, D. José Rivera, con un gusto extraordinario y gracias a su afición de coleccionista, ha ido adquiriendo, a lo largo de los años piezas y esculturas que ha ido integrando en el paisaje, de forma tal que, a día de hoy, parece como si éstas hubieran estado siempre en ese lugar. Da la sensación de estar caminando por un bosque que ha crecido sobre las ruinas de una antigua civilización. Un guiño a la madre naturaleza que se impone a las  urbanísticas pretensiones del hombre.

El paseo por el jardín, que puede durar 5 horas, en su vertiente larga, nos va descubriendo pequeños lugares de reposo y meditación, así, a lo largo del camino van apareciendo sucesivos miradores y zonas de descanso ideales para dejarse llevar escuchando el sonido de los pájaros y del batir de las olas contra los acantilados.

Así, tras pasar por un bosque, que cualquiera pudiera pensar que hemos viajado en el espacio para acabar en los trópicos, dada la exuberancia de la vegetación, nos encontramos con  la estatua de una ninfa, con el rincón de la virgen portuguesa, el rincón de las columnas, llamado así por sus cuatro columnas romanas, el mirador del río, para llegar finalmente al rincón de los vientos, donde nos recibe la escultura de un pájaro peruano; Mas allá, el mirador del mar, maravillosas vistas sobre el pueblo de Luarca con su centenario cementerio en la cima, etc.

Es imposible enumerar la cantidad de sitios maravillosos para parar a hacer una fotografía.

Para los aficionados a la jardinería, el lugar no tiene parangón, las camelias, impresionantes, existiendo dos ejemplares que, mas que plantas de flor, son dos auténticos árboles, los cuales, nos comenta D José, son anualmente medidos para comprobar su altura.- Sencillamente, impresionante.

El propietario, aprovecha para hacer un guiño a las antiguas creencias ancestrales; En la parte mas alta de la finca, una pequeña piramide mirador, que además de darnos una vista sobre la bahia y del pueblo de Luarca, sirve además, para que los pesqueros se situén desde el mar, y mas allá, una pequeña replica del monumento al sol de Stonehegen.

Por otro lado, hablando con D. José Rivera, éste nos dice, “he hecho muchas cosas en la vida, y esto es lo que mas he disfrutado y es lo que seguramente me quedará”. Y además demuestra su gran sensibilidad para, que éste mundo que él ha creado, pueda ser visitado sin problemas, por lo que tiene el proyecto de adquirir un pequeño trenecito para que las personas mayores o incapacitadas puedan visitar el jardín sin las incomodidades de los desniveles de la finca.

Por último, agradecer a D. José Rivera y su esposa Doña Rosa María Pardo por la atención que nos dispensaron y por, a pesar de que el día en que pudimos acercarnos estaba lloviendo, y algo mas que el cásico orbayo, no dudaron en acompañarnos para explicarnos toda la historia del jardín y sus proyectos.

Una vez mas, se demuestra que el hombre es capaz de competir con la naturaleza en crear obras bellas, lo cual, en un momento como el actual, en el que parece que lo único que prima es el dinero, es un soplo de aire fresco el ver que se pueden crear obras cuyo único fin lucrativo es el propio placer de la belleza.

 

Para visitar en las cercanías

La población de Luarca, que presume de ser uno de los pueblos más bonitos de España, se encuentra a escasos metros de la finca.

En el pueblo, además del puerto pesquero, es de obligada visita  la colina de la iglesia, donde se encuentra un cementerio de hombres ilustres, en el que nos podemos encontrar con la tumba de D. Severo Ochoa y otras personalidades.

El paseo por la colina es espectacular, ofreciendo unas vistas del acantilado y del pueblo realmente impresionante.

Recomendación para comer.- El Restaurante el Barometro.- Impresionante los fideos con almejas y la sopa de pescado.

 

 

Escocia.- Viaje por los Highlands

Ruta por los Highlands

ITINERARIO

Día 4 y 5.- Edimburgo
Dia 6 .- Edimburgo – Dundee
Día 7 .- Dundee – Aberdeen
Día 8.- Aberdeen – Inverness
Día 9.- Inverness – Arisaig
Día 10.- Arisaig – Fort Williams
Día 11.- Fort Williams – Glasgow
Día 12.- Glasgow

 

 

Diario de la ruta

Día  4

Salida desde MadrId en un vuelo de Easyjet con destino a Edimburgo. Salida muy puntual y el avión, a pesar de ser los cost, resultó cómodo.

LLegamos puntual y nos acercamos al stand de Álamo Renta a Car, para recoger nuestro coche, Kia Ceed, con ánimo de aventura.

Los primeros kilómetros nos cuesta acostumbrarnos al volante a la derecha, y mas al entrar en la ciudad y cruzarnos con autobuses. Parece que nos vamos a dar, pero al rato, le hemos cogido el tranquillo y sin problemas.

Nos dirigimos a nuestro hotel, Queen Guest House, situado en una  zona tranquila y sin problemas para aparcar.

Tras el chek in, salimos a dar un paseo por la City. Estamos bastante céntricos por lo que podemos olvidarnos del coche e ir dando un paseo.

Dado que es algo tarde, damos un paseo para ver la ciudad desde fuera. El tiempo es bueno y vemos muchas personas tumbadas en los parques tomado el sol.

Siguiendo nuestra costumbre montamos en un Sightseen, que para nosotros es la mejor forma de tomar contacto con la ciudad y saber lo que hay y que zonas visitar posteriormente.

Vemos desde el autobús, la colina del castillo, el Parque central, Hollywood Palace, The Hub y muchas otras x¡zonas de interés, pero nos llama la atención una pequeña escultura de bronce, que representa un pequeño perro de aguas. Su nombre Bobby, y está en frente de Pub GreyFriars Bobby.   Se nos dice que al morir el amo del pequeño perrito, éste se quedó sentado a los pies de su tumba, y fue alimentado durante 14 años por los vecinos, sin que el animal abandonara los pies de su amo.

Al morir el pequeño Terrier, fue enterrado junto a su amo. Esto es fidelidad. A ver si algunos humanos aprenden algo.

Ya es tarde, por lo que cena  y hasta el día siguiente.

Día 5.

Amanece cubierto y con una ligera lluvia y niebla.. Esto es el Reino Unido, por lo que el tiempo no debe sorprendernos.

Aprovechamos que no está para pasear, para subir la colina y visitar el imponente Castillo de Edimburgo.

El castillo es famoso porque, aquí estuvo encarcelada la reina Maria Estuardo, después tras el tercer matrimonio y el escándalo. De este castillo se fugó Maria Estuardo, para huir a Inglaterra, pensando que su prima le daría refugio.. Pobre ingenua.

El castillo muy bien conservado, nos enseña los salones, decorados como si Maria Estuardo fuera a venir en un rato.

A pasar por los patios, nos encontramos un gaitero escocés, vestido a la guisa ( con el Krish), amenizándonos con música de la zona. ¿LLevará algo debajo de la falda?

En el patio principal del castillo se realizan conciertos y festivales, por lo que en este momento se encuentra en proceso de instalación de los focos y demás parafernalia. Debe ser un espectáculo asistir a un evento de estos, pero nos dicen que las entradas se venden por internet y que ahora está todo agotado para los festivales de agosto. En este momento se está preparando para el Military Tattoo. Una pena, Otra vez será.

El castillo de Edimburgo es una antigua fortaleza erigida sobre una roca de origen volcánico ubicada en el centro de la ciudad de Edimbugo.

Utilizado con fines de tipo militar desde el siglo XII, siendo destinado a usos civiles solo en épocas muy recientes.

Se encuentra en la cima de la calle Castlehill, una de las cuatro calles que forman la Royal Mile. 

Tres de sus lados se hallan protegidos por abruptos acantilados, y el acceso al castillo queda limitado a una calle de pronunciada pendiente en el lado oriental del castillo.

Como curiosidad: En el castillo se custodia la piedra del destino. Esta estuvo un tiempo secuestrada en Inglaterra y fue finalmente devuelta a Escocia. Según la tradición, en este banco de piedra se coronaba a los reyes escoceses.

Dejamos el castillo para seguir visitando la city.

Bajando por la calle nos encontramos con una cruce de calles, en el que sobresale una torre puntiaguda con una toque gótico. Pensamos que se trata de una iglesia, pero, nada que ver. Es el pub The Hub.  Un antigua iglesia reconvertida en Pub.

Aprovechamos para tomará un café y ver el ambiente.

Está lleno, pero nos dan mesa.

Tras el descanso, seguimos nuestro periplo por la ciudad y llegamos al palacio residencia de la Reina Isabel cuando viene a Escocia. Es Holyrood Palace.

La tradición dice que cuando la Reina llega a Escocia, el alcalde de Edimburgo hace entrega de las llaves de la city a S M. Pompa y circunstancia.

El Palacio como casi todas las residencias reales en Gran Bretaña está en perfecto uso y habitabilidad, y siempre está disponible para cuando la Reina está en la ciudad.

Situado en uno de los extremos de la Royal Mille.

A partir de la Edad Media los reyes cambiaron el frío Castillo de Edimburgo por la confortable abadía de Holyrood.

En 1503 Jacobo IV ordenó la construcción de la primera residencia y, años después, Jaime V hizo construir la torre en la que viviría la Reina María Estuardo entre los años 1561 y 1567.

Junto al palacio, nos encontramos con la ruinas de una abadía, que en su tiempo, visto el estado del conjunto, debieron ser impresionantes.

Holyrood Abbey

La abadía agustina de Holyrood, edificada en el siglo XII, se encuentra ubicada en los terrenos del Palacio de Holyrood y, aunque en la actualidad se encuentra en ruinas, continúa siendo un lugar romántico y misterioso.

Si la Reina no se encuentra de visita en Edimburgo, la entrada al Palacio estará disponible para los visitantes. Es visita obligada.

Proseguimos nuestra andadura y llegamos a Princes Street donde nos recibe el Scott Monument

Inaugurado en 1846, el Scott Monument es una construcción de estilo gótico que se erigió en honor al escritor escocés Sir Walter Scott.

El monumento, posee un color ennegrecido que le aporta un aspecto siniestro y  bello.. La enorme aguja gótica está decorada con 64 personajes de las novelas creadas por el querido escritor.

Como contrapunto a la oscura construcción, en la parte baja del monumento se puede ver una estatua de Sir Walter Scott realizada en mármol blanco.

Se puede acceder al interior del monumento donde la vista desde lo alto es sencillamente espectacular.

Día 6.- Edimburgo – Dundee

Por la mañana temprano, salimos de Edimburgo en dirección a Dundee.

Por el trayecto, pensamos hacerte escala en Stirling, Perth para llegar finalmente a Dundee.

El trayecto es de tan solo 106 km, pero con las limitaciones de velocidad tardaremos algo mas de 2 horas.

La primera escala la realizamos a Stirling Castle, donde nos encontramos con uno de los símbolos de Escocia.- El Castillo.

El Castillo, muy restaurado y en un estado de conservación inmejorable, fué el lugar en el que se coronó reina a Maria Estuardo, a la edad de 9 meses.

Enrique VIII intentó secuestrarla para forzar el matrimonio con su hijo Eduardo.

 

 

 

Los salones, decorados y amueblados como si en cualquier momento fuera a aparecer la reina, esconden una de las mayores tragedias soportada por Maria Estuardo. En una esquina del despacho de la Reina, fue asesinado el Secretario Personal por el marido de Maria, bajo la acusación, no demostrada, de que eran amantes.

 

 

 

Desde las murallas del castillo se observa a lo lejos una columna aislada en medio del campo.. Es el monumento a William Walláce, mas conocido por los cinefilos como Braveheart, y conmemora la victoria sobre los ingleses.

Stirling es el Símbolo de la independencia de Escocia.

Continuamos el viaje hacia Dundee, pero hacemos una parada en Doome Castle, donde visitamos este pequeño castillo, o mas bien pabellón de caza.

Es un pequeño castillo, de entrada libre que pertenecía a una familia nobiliaria escocesa.

Un ejemplo de la cantidad de castillos que jalonan toda  Escocia y que iremos visitando a lo largo del trayecto.

A media tarde llegamos a Dundee.

Es un pequeño pueblo a orillas de un río, destino de muchos turistas británicos.

La mayor atracción es el buque Discovery, atracado en un muelle.

El Discovery, botado en 1901, es el barco que utilizóRidley Scott en su viaje de exploración a la Antártida.

En el pueblo vamos viendo maravillosas casas orientadas al río.

 

Día 7. Dundee – Aberdeen

Por el trayecto veremos Glamis Castle, Balmoral, Crathes Castle y llegaremos a media tarde a Aberdeen.

Trayecto de 190 kms para el que se precisan tres horas sin paradas. Son carreteras comarcales pero de gran belleza.

Tras desayunar, cogemos nuestro Kia CEED y tomamos carretera con dirección hacia Glamis Castle (B)

La entrada es espectacular. Se entra al complejo por una inmensa pradera de césped y a lo lejos se va vislumbrado las torres y la estructura de un magnifico edificio.

Este es uno de los castillos privados, aún habitados por sus propietarios.

Es propiedad del Duque de Glamis, primo carnal de la Reina Isabel II. En el castillo vivió la Reina Madre, hasta su matrimonio con Jorge VI.

 

Es uno de los castillos mejor conservados, y se dice, que más embrujados de Escocia. Se dice que en el viven numerosos fantasmas.

Quizá la historia mas famosa es la de la dama Gris, Lady Janet Glamis.

Cuenta la leyenda que el Rey Jacobo V, queriendo hacerse con la propiedad del castillo, acusó a Lady Janet, viuda del Duque de Glamis, de brujeria, condenandola a la hoguera.

Tras morir quemada, Lady Janety regresó al castillo y aún se la puede ver…. a veces…. en una silla en un rincón de la capilla.

Otra de las leyendas que afectan al castillo es la del Juego de Cartas.

Dicen que dos soldados estaban jugando a las cartas el sábado por la noche. En esto, un criado, les advirtió que llegaba el domingo por lo que no se debía seguir jugando.

Uno de ellos dijo…., “jugaré hasta la eternidad”…

En esto se apareció un encapuchado y se puso a jugar con ellos.

Al amanecer, el encapuchado se quitó la capucha y vieron con horror que era el Diablo.

Desde entonces se oye, las noches de sábado jugar a las cartas tras una pared de la bodega.

Quitando el encanto de las leyendas y sus fantasmas, el castillo es una de las edificaciones palaciego-militar de más belleza y los jardines cuidados por legiones de jardineros son espectaculares.

El Castillo se financia organizando eventos, conciertos y celebraciones de todo tipo.

A parte de ver el interior del castillo, visita muy interesante, hay que darse un paseo por esos jardines y admirar los parterres de flores y su fuentes.

Después de hacernos miles de fotos, cada rincón es mas bonito que el anterior, volvemos a nuestro coche  y emprendemos ruta hacia el Castillo de Balmoral (C)

El pueblecito de Balmoral, es muy bonito y aunque pudimos ver el castillo de Balmoral desde lo alto de un risco, no se pudo visitar, ya que al ser agosto, SM la Reina estaba allí. Único momento en el que el Castillo/ palacio no es visitable.

 

No obstante, aprovechamos para visitar el pueblo y comer algo, para seguir viaje.

Ya de camino hacia Aberdeen, pasamos por un precioso bosque que casi oculta la Luz del sol.

En medio de la foresta aparece ante nuestros ojos la imponente figura de un castillo en medio de una explanada. Estamos en Crathes Castle (D). Este castillo que parece imponente, en realidad pertenecía al guardabosques real, Burnett de Leys, desde 1.323. El castillo fue regalado por Robert I de Escocia en agradecimiento por sus servicios.

 

Finalmente llegamos a Aberdeen (E)

Aberdeen es una ciudad universitaria, con mucho ambiente de jóvenes estudiantes, aunque en agosto está algo menos habitada de lo normal.

De todas formas, es una ciudad muy bonita, del tipo de ciudades universitarias que abundan en Reino Unido, con edificios historiados.

Aprovechamos para descansar del viaje y cenamos tranquilamente. Conviene salir pronto por la mañana.

 

Día 8.– Aberdeen -Invernes. Entramos en los Highlands.

Por el camino pasaremos por la destilería Glenfiddich para seguir hasta el Cawdor Castley y acabar en Inverness.

Tras un desayuno tipico escoces, Huevos, bacon, y una especie de torta de patata, salimos de Aberdeen por la carretera costera, en dirección a Inverness.

El camino, de 176 km y con un tiempo en ruta de 3 horas, contará con dos paradas de interés.

Al llegar a la localidad de Dufftown, empezamos a ver numerosos carteles anunciando destilerías de Whisky. Aunque es pronto, por la mañana, decidimos parar en la destilería Glenfiddich.

La destilería, muy preparada para la recepción de turistas, fué fundada en 1.886.

Pasamos al interior y una guía nos enseña las instalaciones y el modo de preparar un whisky añejo. Posteriormente se nos invita a una pequeña cata en a que se nos da a probar tres modalidades de whisky, uno joven, otro de 12 años y el último de 24 años. Hay que reconocer que la madurez hace que este licor, a pesar de tomarlo a palo seco, es magnífico.

Tras dar un  paseo por la destilería y los jardines, volvemos a tomar el coche para seguir camino hasta Cawdor Castle (C).

Llegar hasta Cawdor Castle nos lleva otros 90 km de una carretera de doble dirección pero con poco tráfico.

Tras atravesar la localidad de Auldear, llegamos al Cawdor Castle.

Cuenta al leyenda que en 1372, el Conde Cawdor cargó un asno con oro para construir un castillo.

El asno anduvo vagando hasta que llegó a un árbol donde se paró a descansar.

En este lugar se construyó el castillo.

En el castillo hay una oscura sala en la planta baja de la torre, que era para el cuerpo de guardia. En medio de la sala hay una acebo que según los estudios realizados murió por falta de luz en 1372. El acebo es uno de los siete arboles sagrados del bosque celta.

El Castillo de Cawdor es un lugar verdaderamente extraordinario. No os podéis perder los tres jardines, el  Cawdor Big Wood o el campo de golf de nueve hoyos. Esta atracción turística es una visita obligada en la ruta por Escocia y la ruta de los castillos por el Reino Unido.

Después de innumerables fotos, volvemos al coche para hacer la última étapa del viaje en dirección a Inverness.

Inverness (D)

Esta localidad, muy enfocada hacia el turismo de los buscadores de Nessi, y se la considera la capital de los Highlands.

La ciudad de Inverness se sitúa en la desembocadura del río Ness en el fiordo de Moray y sirve de punto de conexión entre diversos medios de transporte.

Esta etapa la colocamos como punto base para iniciar el camino de las Highlands y del lago Ness.

Nos alojamos en el Columna B&B.  Bastante bien.

Día 9.- Inverness – Arisaig.- Buscando a Nessie

Salimos temprano con la intención de localizar a Nessie

El trayecto nos va a llevar siguiendo la costa del Lago Ness, hasta Fort Augustus, y desde allí cogeremos el camino hasta Arisaig, donde esperamos coger un ferry que nos lleve a la Isla Skye.

El día esta brumoso,.. Ideal para Nessie

Observamos que en el plano, el lago Ness y su continuación con los ríos, parece que rasga toda la geografía de Escocia, separándola en dos. Quien sabe si en un futuro, se produzca la ruptura del terreno separando Escocia en dos.

Vamos costeando por la orilla oeste del lago, y mientras tanto vamos mirando a ver si localizamos a Nessie.

Como esta zona vive del turismo, hemos leído en el periódico, que un turista a fotografiado a Nessie el día anterior. Supongo que esas noticias están al orden del día para mantener el interés.

Tras unos cuantos kilómetros, vemos unas ruinas de un castillo. Se trata del Urquhart Castle. Está en ruinas, pero podemos imaginar la vista de este castillo sobre el lago.

Nos comentan que el castillo pertenecía a la línea defensiva que hacía frente a los ingleses.

La zona, perteneció originalmente a la familia Durward y se cree que estos fueron quienes construyeron el castillo que se conoce hoy en día.

 

En 1296 fue capturado por Eduardo I de Inglaterra.

En 1329, Sir Robert Lauder, era el señor del castillo y su nieto Robert (del clan Chisholm) le sucedió en 1359.

El conde de Ross lo volvió a capturar para la corona inglesa a mediados del siglo XV siendo recuperado poco después.

En 1509 le fue concedido al clan de los Grant, que lo conservaron hasta 1912. Pero durante este período, en 1545 fue capturado por los MacDonald  y posteriormente por una tropa de covenanters en 1644.

El castillo fue parcialmente destruido en 1692 por los ingleses para evitar que fuera capturado por los jacobitas y ya nunca fue reconstruido.

Las vistas sobre el lago son fascinantes, pero no hay señales de Nessie.

Seguimos ruta hacia el sur, hasta llegar al fuerte Augustus. Esta parece que es la ciudad principal del lago Ness, y tiene mucho ambiente.

En la ciudad se junta el extremo del lago con el Canal Caledonia, que es navegable y que conecta el lago con Fort Williams. Por lo que en el puerto vemos infinidad de yates.

Nos recibe un gaitero tocando música celta.

En el puerto se puede contratar el paseo en barco por el lago, así que vamos a ello.

Hablando con la persona encargada de las incursiones, nos enseña un scaner donde nos muestra una figura que puede ser Nessie. Dice que esa imagen es del día anterior.- Supongo que eso se lo dicen a todos.

Subimos a la embarcación, tras ponernos los preceptivos chalecos inflables. Se nos dice que el agua del Lago está tan fría que en caso de caer no aguantaríamos mas de 4 minutos. Por eso es necesario el chaleco .

El barco nos lleva de nuevo por el lago en dirección norte, por lo que volvemos a ver el Urquhart Castle, esta vez desde el agua.

Pero sin noticias de Nessie.- Se habrá asustado.

Tras desembarcar, aprovechamos para tomar un tentenpie en una terraza en la plaza de la ciudad .

Fort Augustus debe su nombre a la construcción de un fuerte durante las Guerras Jacobitas mediante el cual se intentó hacer frente a los rebeldes del norte del país.

A finales del siglo XIX el Marqués de Bute transformó el antiguo fuerte, derruido durante la batalla, en un monasterio de monjes benedictinos.

Desde ningún otro punto se pueden obtener unas mejores vistas del Lago Ness.

En diferentes zonas de la población disfrutaremos de una panorámica sin igual, con los edificios de carácter inglés adornando el extremo sur del lago y formando una idílica imagen.

Y por la tarde, volvemos a coger carretera y seguimos trayecto hasta Arisaig.

Arisaig es un pueblo pesquero, cuya mejor virtud es que está próximo al ferry que nos llevará al día siguiente a la Isla Skye.

Paseamos por el pueblo y algunas fotitos con un atardecer maravilloso

Nos alojamos en Arisaig Hotel, que creo que es el único que hay y es un B&B.

Día 10.- Isla Skye y Fort Williams

Tras el Scotish breakfast, salimos para coger el Ferry para Isla Skye

 

El paseo en ferry dura apenas media hora. A medida que nos acercamos a la isla de Skye, vemos la silueta de un castillo.

Estamos en los Highlands y aquí cada castillo pertenece a un Clan escocés, cada uno mas poderoso.

Al desembarcar, accedemos a la primera zona de aparcamiento que encontramos y nos acercamos a ver el Castillo próximo al puerto.

Este castillo, pertenece al clan Mc Donald.- Se llama Armadale Castle. (A)

El castillo se quemó en 1855 y desde entonces no ha sido reconstruido. No obstante, tanto la estructura exterior, como los jardines son dignos de ver y de disfrutar.

Los jardines del Armadale Castle son fantásticos, césped maravilloso y unos árboles centenarios impresionantes.

Merece la pena recorrer los jardines y descubriendo los rincones que oculta.

Fotos maravillosas.

 

Tras pasar una hora larga recorriendo sus jardines, volvemos al coche e iniciamos el recorrido por la isla.

La isla se puede recorrer en un día sin problemas.

La carretera nos va pasando de una zona costera donde observamos el mar y la costa escocesa, y pasamos acto seguido a una zona montañosa, cruzando valles y sorteando grandes lagos.

Se recomienda ir con la cámara preparada ya que las vistas que van apareciendo merecen la pena recordarlas.

En el extremo superior de la isla, se nos aparece la estructura del Duvengham Castle.(B)

Este castillo, propiedad del Clan Mc Leod, es el castillo escocés que lleva mas tiempo habitado (mas de 700 años).

En el castillo se custodia el Fairy Flag. La bandera mágica de las hadas.

El castillo es visitable.

Como todo en este clima privilegiado. Además de la visita del castillo, merece mucho la pena pasear por sus jardines y asomarte al mirador sobre el mar del norte.

Creo que estamos en el punto mas alto de Reino Unido, si eliminamos la zona de las hebridas.

En el jardín, existe un circuito para visitantes que nos enseña la vegetación de la zona. Recorremos puentes de madera, vemos cascadas diversas y una vegetación envidiable.

Tras un buen rato disfrutando del paisaje, cogemos el coche y seguimos, en dirección sur, hasta llegar a la capital de la Isla Sky, Portree.

Hay 3 rutas posibles, La ruta 2 se desecha inmediatamente ya que transcurre por zonas que, o bien hemos visto o bien la vamos a ver próximamente.

La ruta 1. volver sobre nuestros pasos, para acabar cogiendo la carretera interior (la mas corta, pero que repetimos parte de lo visto) o 3- Seguir por la ruta costera. Optamos por esta última, ya que no creo que tengamos otra oportunidad de ver el mar desde un punto tan elevado de Europa.

La ciudad, poco mas que un pueblo, situada al borde Del Río, destaca por sus edificios, pintados cada uno de un color diferente.

El pueblo, muy bonito, es lugar de veraneantes escoceses y vemos una gran cantidad de yates atracados, lo que nos da la idea de la animación que debe tener en pleno verano.

Aprovechamos el parón para comer en una terraza próxima al puerto.

Partimos de nuevo hacia tierra adentro, pero optamos por volver dando un rodeo, y salir de la isla, cruzando un puente que une la bahia de Eilean (Eilean Bay). El extremo del puente está protegido por, lo que dicen los lugareños, el castillo mas bonito de toda Escocia. Estamos en Ellian Dole Castle. (B)

No sé si es el mas bonito, pero para mi lo es. El castillo, ubicado en una roca que se introduce en el mar, es espectacular, tanto por el castillo en si, como por su ubicación.

Este castillo probablemente nos suene a todos, ya que ha salido en muchas películas.

El castillo se construyó para defender las tierras de Kintail.

En 1911 fué adquirido por John McRae que lo devolvió a su antiguo esplendor.

Imprescindible la parada y la visita al castillo y los paseos por los alrededores del castillo, puente de piedra y las vistas de la zona de las islas desde el castillo.

Volvemos a la carretera ya de regreso.

Nos dirigimos hacia Fort William, una pequeña población en el noroeste de Escocia, situada al lado del Loch Linnhe (el Loch más largo de Escocia) y el Loch Mil en el antiguo distrito de Lochaber en el consejo de Highland.

Por el camino, vamos sorteando valle y montañas que permiten hacer fotos espectaculares.

La villa de Fort William está en la confluencia del río Lochy y del río Nevis.

Había un proyecto para desarrollar el paseo marítimo de Fort William con casas, oficinas, hoteles, una biblioteca y tiendas, pero fue abandonado en abril de 2010 por su alto coste.

Nuestro hotel, Cruachan Hotel, es una antigua casa señorial, situada en el centro del pueblo, por lo que nos permite recorrer la población viendo sus construcciones y paseando por la rivera Del Río. Un buen sitio para descansar.

Día 11.-

Ya es nuestro último día en los Highlands, y toca regresar.

Para despedirnos de lo Highlands, vamos a visitar el castillo de la familia mas poderosa de Escocia. Nos dirigimos hacia Inverarai Castle

Esta vez optamos por tomar la ruta que nos lleva por un alto en la montaña, dejando los lagos a nuestra espalda.

La zona es lugar de batallas entre los diferentes clanes escoceses y de Escocia contra Inglaterra. Pero es una ruta que merece mucho la pena.

LLegamos a la población de Inverarai donde tras atravesar alguna calles estrechas y algún puente, a pasar una curva, vemos el imponente castillo.

El Castillo de Inverarai, sigue en perfecto uso y está habitado. Es la residencia habitual del décimotercer Duque D´Argill, Jefe del Clan Campbel. (Es la familia mas poderosa de Escocia).

La visita por el castillo está permitida, pero solo de la mitad, ya que el otro ala está ocupada por la familia, que vive todo el año en el Castillo.

El castillo esta dividido, casi simétricamente, por un patio cuadrado, y circunvalado por una galería superior que va dando acceso a las distintas dependencias. La familia vive en la mitad del castillo que divide este patio.

Estando visitando las estancias superiores, al otro lado del patio vemos a la Duquesa de Argill, que al vernos nos devuelve el saludo.

 

Es curioso, o cuando menos divertido el ver la decoración del castillo en el que se mezclan muebles históricos con elementos de nuestra época, tales como teléfonos y otros medios actuales.

Tras la visita al castillo, merece dar una paseo por los maravillosos jardines del complejo.

Que mejor lugar para acabar la visita a los Highlands. Ya cogemos el coche y ponemos rumbo hacia Glasgow, saliendo de Escocia.

Fin de viaje.

Datos de interés

1.319 km recorridos

12 castillos visitados

15 ciudades