León.- Ruta a Valporquero

Presentamos a continuación un viaje para fin de semana.

 

Se inicia el viaje en la ciudad de León y desde ahí visitaremos la cueva de Valporqueros.- Una gran desconocida a pesar de que es una auténtica maravilla.

La Ruta

 

 

El Viaje

Salida de fin de semana  a León, con visita a las cuevas de Valporquero.

Punto de encuentro en León, el Hotel Alfonso V, por su situación, en pleno centro, y a escasos metros de la ciudad monumental.

Tras un trayecto de 330 km, hechos todos por vía rápida, AP 6 y A66, llegamos a León en apenas 3:15. Eso si, paradita en Rueda, en Casa Lola, para estirar las piernas y reponer fuerzas con un “bocatín” de jamón y una coca cola (hay que conducir).

El Hotel Alfonso V se encuentra en la calle Padre Isla 1, esquina plaza de Santo Domingo.

Tras asearnos un poco, nos reunimos todo el grupo en la recepción del hotel para salir de copas por el barrio húmedo. ¡Ambiente a tope!. Parece la Gran Vía en hora punta. Mucha animación.

Nos dirigimos tranquilamente hacia la Catedral, y, sorpresa, toda la zona está llena de tenderetes, se celebra un mercado medieval. Por haber, hay hasta romanos, suponemos de la Legio VII desfilando y controlando a los mercaderes.

Se pueden comprar productos de artesanía o comer un asado de cochinillo en la forma tradicional. Al menos curioso.

Bajamos por la calle Mariano Dominguez y paramos en el Bar Lorenzo… Un corto de caña, por favor. El camarero nos pregunta… Sopa de ajo, Ibéricos o tapa de queso.

Y  nos pone el corto de caña con una cazuela de sopa de ajo por persona… Precio 1,50 … No se si llegaremos a cenar.. je je

Seguimos el camino y llegamos a la Plaza Mayor, recientemente rehabilitada… Aquí nos encontramos un Hummer blanco con varias niñas vestidas de mejicanas seguidos por un grupo de Mariachis cantándolas… Se nos dice que es una despedida de soltera.. A lo largo del fin de semana veremos muchos grupos de chicos disfrazados. Este es un destino típico para las despedidas de soltero.

Seguimos nuestro camino y llegamos a la plaza de San Martín, nos espera el restaurante el Racimo de Oro para la cena.

Previamente tomamos otro corto de caña, esta vez con un plato de queso de la tierra.

Cenamos en la bodega. Todos comentan la belleza del lugar.

Menu.

De primero, picoteo de productos de la tierra, Chorizo, cecina y jamón; Lengua; pastel de puerros con salsa de gambas, etc.. Demasiados entrantes.

De segundo, Chuletón fileteado y secreto ibérico

Para terminar, un  surtido de postres, todo esto bien regado con vino .

Precio por persona .- 35 € (incluido propina)…. No está mal para todo lo que hemos comido.

Salimos del restaurante y paramos a tomar una copa en el Apple Green, también en la Plaza de San Martín. Parece que somos los decanos del bar… .

Ya es hora de volver ya que mañana a las 11:00 debemos estar preparados para salir para las cuevas de Valporquero.

Sabado.

A las 10:00 quedamos en el Restaurante del Alfonso V para desayunar y prepararnos para el camino.

Buffet libre, así que no perdonamos los revueltos con bacón… A la vuelta habrá que pensar en ponerse a dieta.

11:00 todos listos para salir

Consultamos el GPS para la mejor dirección hacia las cuevas de Valporquero… La dirección es Valporquero de Torio.

Los GPS recomienda la ruta por la N630 hacia La Robla para luego tomar la carretera CL 626 dirección Roble de la Cueva y terminar en la LE 311 hacia Valporquero de Torio.- Distancia 51 Km y tiempo 1:10 (ver mapa adjunto)

Por mi parte prefiero y recomiendo tomar directamente la carretera LE 311 que va directa por una zona de gran belleza… Supongo que los GPS tienen tendencia a coger carreteras nacionales, pero quien quiera disfrutar del paisaje, este camino no defrauda.

Es una carretera de doble sentido, pasando por pueblecitos encantadores y acompañados todo el camino por el río Torio.. Pero ¡quien tiene prisa!  Hay que disfrutar del paseo, aunque a veces no se pueda adelantar.

Mas o menos se tarda una hora en llegar, pero con paradas fotográficas por el camino.

A medida que nos acercamos a las cuevas, nos vamos adentrando en los Picos de Europa, con sus altas montañas y desfiladeros.. La visión es espectacular, y al llegar al pueblo de Vegacervera, entramo en las hoces de Vegacervera… Recomiendo ir despacio observando el paisaje; detrás de cada curva vemos grupos de personas haciendo escalada. Un paraíso.

Buscamos sitio para parar y hacer fotografías… Dificil elegir la mejor ubicación,.

Finalmente aparcamos en el mirador de Vegacervera, y subimos a una elevada plataforma donde podemos ver el magnífico paisaje que nos rodea, Montañas, desfiladeros y el rio Torio como acompañante permanente.

El tiempo se nos ha estropeado ligeramente y nos cae una ligera llovizna, pero todo soportable.

El paisaje es una maravilla; El mirador, a unos 50 metros de altura sobre la carretera, consiste en una plataforma instalada en un risco, desde donde se puede observar la belleza del entorno, con sus elevadas montañas, que conforman la Comarca de la Montaña Central, cañones y valles, y con el sonido de los rápidos que el río Torío va generando en su loco avance hasta su desembocadura en el rio Bernesga.

Tras un breve descanso, fotos de rigor, proseguimos ruta hacia Valporquero del Portillo, para ello, tras unos breves kilómetros recorriendo desfiladeros, tomamos la salida a la izquierda para subir por una carretera de pendiente excesiva, pasamos de unos 800 m a 1390 en unos escasos 5 km, y de un paisaje impresionante.

Tras pasar el pequeño pueblo de Valporquero de Torio, divisamos el gran aparcamiento que señaliza la entrada a las cuevas.

Para visitar las cuevas de Valporquero se puede elegir dos rutas. La corta, mas o menos 1,5 km que recorre unas 5 salas, o la ruta larga de unos 2,5 km y que permite ver las 7 salas visitables. El camino largo dura una hora y media, pero seguro que se os hará corta.

Nosotros optamos por la ruta larga. Precio 8,5 €/p.

Mientras esperamos que llegue la hora de salir, las 13:00, nos acercamos al bar y aprovechamos para informarnos de lo que vamos a ver.

Las cuevas, abiertas al público desde 1966 presentan un itinerario visitable por el público de 1.300 m de longitud, y recorre siete salas a cada cual mas espectacular con diversas formaciones geológicas, desde la sala de las pequeñas maravillas hasta la final de las maravillas.

La entrada, se encuentra bajo el pueblo que le da nombre

La corriente subterránea ha ido socavando los terrenos creando dos niveles.. El nivel superior, 1.300 metros de longitud, es el que está habilitado para el turismo, mientras que en el nivel inferior, de 3.150 metros, se puede observar y sobre todo oir la corriente subterránea de agua que, solamente se autoriza su visita a espeólogos y expertos con autorización previa de la Diputación de León.

La temperatura en la cueva es constante  durante todo el año, 7 grados centígrados, por lo que se aconseja llevar algo de abrigo y unos zapatos resistentes.

Como ya he comentado, la ruta larga se compone de 7 salas y que, dada la cantidad de formaciones que vemos, y que mi corta memoria no me permite recordar he optado por transcribir la información oficial;

Asi empezamos:

A la entrada nos espera el guía que nos acompaña en la visita. Entramos por un largo túnel excavado en la montaña para tras unos 50 metros salir a un valle en el que al fono, rodeado de árboles y plantas nos espera la entrada a la cueva y por tanto, la 1 Sala.

No hay palabras para describir lo que estamos viendo, así que recomiendo la visita y procedo simplemente a enumerar lo que la guía nos va diciendo

 

SALA 1

“1.- Boca de la Cueva

Después de un breve recorrido por el túnel de acceso, excavado en la roca de la montaña, se accede a la Boca de la Cueva, que ya nos avanza las espectaculares dimensiones de la Cavidad. Escondida en un hermoso y diminuto valle ciego, se abre la puerta al mundo subterráneo. Por la espectacular boca de cueva discurren las frías y cristalinas aguas del arroyo de Valporquero, que nos acompañan durante parte de la visita turística. La primera parada, bienvenida y explicación suceden aquí, en el umbral del desconocido y maravilloso mundo subterráneo.”

Aquí el guía nos explica datos de la formación de las cuevas,… Palabra, yo no había nacido… y nos comenta que a pesar de la dimensión de la entrada, esta se descubrió en la década de los 60, aunque se desconoce quien fue su descubridor… Supongo que algún pastor buscando refuio para el ganado.

Seguimos entrando y pasamos a la 2 Sala

SALA 2

2.- Pequeñas maravillas

Se sitúa al norte de la Gran Rotonda, destacando por las características formas que dan nombre y vida a sus espeleotemas, La Torre de Pisa, Las Gemelas o la ya famosa Virgen con el Niño, son aquí las primeras figuras que se van perfilando e iluminando ante nuestros ojos, formaciones que dejándonos llevar por la imaginación, nos permiten evocar figuras y monumentos ya conocidos.

.

Sala 3

3.- Gran Rotonda

Es la sala de mayores dimensiones, con más de 100.000 m3 de vacío subterráneo.  A medida que descendemos hacia el centro de la sala, los techos blanquecinos se elevan y las paredes se alejan formando una bóveda natural de más de 20 m de altura, atravesada por el arroyo de Valporquero. En primavera, otoño e invierno, las lluvias le aportan cantidades ingentes de agua que saturan nuestros oídos, perdiéndose por la contigua sala de las Hadas. La Gran Cascada blanca como la nieve y el Fantasma, son logotipo y enseña de esta cavidad.

 

Sala 4.- preciosa

4.- Hadas

En época de lluvias el agua se precipita en una cascada de 15 m de altura, hasta perderse a través del  Curso de Aguas, piso inferior de la Cueva que transcurrirá invisible bajo nuestros pies durante el resto de la visita.

 

Sala 5

5.- Cementerio estalactítico

Siguiendo el antiguo curso del río, el camino se abre paso a través de un suelo repleto de estalactitas caídas y estalagmitas que afloran de forma caótica formando un verdadero Cementerio Estalactítico, dando un aspecto ciertamente siniestro.

 

Sala 6.- El nombre muy bien puesto

6.- Gran Vía

Continuando hacia el interior de la cavidad, nos adentramos en esta espectacular galería donde los estratos calizos afloran verticales, formando un estrecho pasillo de más de 200 m de longitud y alturas que llegan a sobrepasar los 30 metros

Desde el final de la Gran Vía, se observa el “Curso de Aguas en el nivel inferior y se nos comenta que esa zona no es visitable por el público pero se permite su visita a profesionales espeólogos donde pueden recorrer galerías y cascadas sin acondicionar aún por el ser humano.

En el centro de la sala y bordeada por el camino, se encuentra la Columna Solitaria, una esbelta columna que se eleva hasta perderse en una multitud de agujas estalactíticas. Después sorteamos oscuras y profundas simas bajo las cuales y tras 50 m de vacío, discurre el río subterráneo de Valporquero.

 

Sala 7

7.- Maravillas

Miles de puntiagudas estalactitas desenfocan nuestra vista apretándose en una catarata de color. Excéntricas, macarrones, abanderadas y todo un sinfín de espeleotemas saturan el ambiente taponando la cavidad y guardando sus secretos más íntimos. Llegados a este punto se inicia el camino de vuelta, que para los visitantes que por primera vez se adentren en una cueva quizás les invite a pensar durante la salida de qué maravillas nos ofrece la naturaleza y cuán importante es respetarla y cuidarla, aunque sólo sea por disfrutar de su belleza en todas sus formas.

 

Después de admirar las maravillas, alguno empiezan a aplaudir al guía, pero este nos avisa,  “ No hagáis eso, no queremos que se caiga alguna estalactita del techo..”, e iniciamos el camino de regreso, haciendo mas fotos del lugar.

14:30, buena hora para ira a comer.—hemos reservado en un pueblo de la zona, “La Coladilla” en el restaurante La Rinconada.

Al pueblo se accede retrocediendo por el camino recorrido hasta llegar a Vegacervera, para allí, girar a la izquierda y tras 5 kilómetros estaremos en La Coladilla.

El restaurante, regentado por la familia propietaria, nos recibe su dueña.

Nos tienen preparado el menú, por lo que no tenemos ni que pensar… Empezamos con un picoteo a base de productos de la regíon; Surtido de ibéricos, a destacar el chorizo picante, lengua escarlata, quesos y croquetas de jamón y demás productos deliciosos.

Continuamos con un Carrileras estofadas y cabrito asado

Como piensan que nos vamos a quedar con hambre, la casa  nos invita a probar una cazuela de su especialidad en Chivo.   Es imposible comer todo lo que han puestos, y aún queda el postre.

Tras la comida, aprovechamos para adquirir en la tienda cecina y chorizo.

Antes de montar en los vehículos, un poco de relax por el pueblo, para intentar, sin conseguirlo, que la comida baje un poco. Se nota que estamos en la montaña, nos rodea un rebaño de vacas que bajan después de un día al aire libre.

Aunque nos cuesta, es hora de retornar a León, a ver si llegamos a tiempo de visitar algún monumento.

Tomamos la Le 311 dirección sur (León) y en apenas 440 min, esta vez sin paradas, llegamos a León antes del cierre de los monumentos mas importantes.

Paseíto desde el hotel, hasta la colegiata de San Isidoro. Llegamos con tiempo para la última visita al panteón de los Reyes (cierra a las 19:00).. Just in time…

Nos recibe una guía, que como ella misma dice, está enamorada de la historia de León.

El pabellón de los Reyes, restaurado recientemente, es visita obligada.. Y ahora que presumen de tener el “autentico cáliz de Cristo” (Santo Grial), conocido como el cáliz de Doña Urraca, es todavía si cabe, mas instructivo.  Sobre el cáliz, toca pelearse con la Catedral de Valencia a ver quien tiene el real.

Por ahora, según los investigadores, parece que tiene mas probabilidades de ser el auténtico éste (el Cáliz de Doña Urraca)

Cuenta la tradición, y parece que hay documentación que lo corrobora, que el Cáliz entra en España como un regalo de  Ali ibn Muyahid ad-Danii, Gobernador de Denia, al rey Fernando III el Santo y donado a León por su hija Doña Urraca.

Parece que dos pergaminos del Cairo así como un pequeño desconchado de la copa documentado en escritos anteriores podrían certificar su autenticidad, pero como pasa con casi todas las reliquias, hay que dejarlo a la fe.

Posteriormente entramos a la Colegiata, la cual tiene el privilegio de tener expuesto pemanentemente la sagrada forma.

El templo, románico es maravilloso, y aunque no tuvimos esa suerte, recomiendo entrar algún dia en que esté el coro y órgano funcionando.. Se olvida el mundo en esas ocasiones.

De salida del templo, nos volvemos a topar con la Legio VII marchando en dirección a la Catedral, donde recordareis que estaba el mercado medieval.

Les seguimos, camino a la Catedral, la cual está cerrada (dejamos su visita para el dia siguiente), y tras ver un ratito el mercado medieval, nos vamos a recorrer la cultura enólica local, es decir, nos vamos de vinos, esta vez por la calle Cervantes. Que decir, con 2 vinos y sus correspondientes tapas se puede decir que hemos cenado.

Ya para descansar, decidimos tomar una copa en la terraza del Hotel Conde Luna. Preciosa y fresca noche. Desde la terraza se contempla una preciosa vista de la ciudad iluminada.

Mañana será otro día.

Domingo

Tras un desayuno buffet, dejamos el hotel… Cada uno quiere volver por su lado, pero antes vamos a despedirnos de “la pulcra leonina” (La Catedral)

Se nos dice que en horario de misa el templo se cierra y que la visita con guía cuesta 3 euros, pero entre la salida de la misa de 11 y la entrada a 12 hay 15 minutos de acceso libre… Dicho y hecho, aprovechamos ese hueco para entrar.

Como siempre, impresiona la paz que hay en el templo.. Las vidrieras, recién restauradas se han modificado ligeramente para permitir que circule el aire entre ellas y un cristal que las protege del exterior… Esperemos que sobrevivan otros 800 años así.

Tras la visita al templo, cada uno procede a regresar a Madrid por su cuenta, por lo que aquí acaba el viaje

Otras cosa que ver en León

Pasear por León puede ser uno de  esos placeres para los sentidos, sus calles, su ciudad amurallada, su Catedral y su parador de peregrinos, nos recuerda que esta ciudad milenaria ha mantenido el testigo de todas las culturas que han pasado por España.

Su Muralla romana nos recuerda que aquí puso sus reales la Legio VII; la colegiata de San Isidoro, una maravilla del arte gótico, nos trae a la memoria el traslado de los restos de San Isidoro de Sevilla, para evitar que cayera en manos de los almohades; También nos recuerda las correrías de Alfonso VI, y Doña Urraca en sus conspiraciones con Sancho el Grande y el Cid Campeador y así muchas cosas mas.

La catedral, de fabrica gótica, nos deleita con la maravilla de sus vidrieras,.

Si el turista tiene poco tiempo, recomiendo que no debe dejar de ver:

El Hostal San Marcos

Catedral

Colegiata de San Isidoro y Museo panteón de los Reyes Leoneses

Casa Botines

Plaza Mayor y barrio Húmedo

Plaza del Grano

Etc.