Escocia.- Viaje por los Highlands

Ruta por los Highlands

ITINERARIO

Día 4 y 5.- Edimburgo
Dia 6 .- Edimburgo – Dundee
Día 7 .- Dundee – Aberdeen
Día 8.- Aberdeen – Inverness
Día 9.- Inverness – Arisaig
Día 10.- Arisaig – Fort Williams
Día 11.- Fort Williams – Glasgow
Día 12.- Glasgow

 

 

Diario de la ruta

Día  4

Salida desde MadrId en un vuelo de Easyjet con destino a Edimburgo. Salida muy puntual y el avión, a pesar de ser los cost, resultó cómodo.

LLegamos puntual y nos acercamos al stand de Álamo Renta a Car, para recoger nuestro coche, Kia Ceed, con ánimo de aventura.

Los primeros kilómetros nos cuesta acostumbrarnos al volante a la derecha, y mas al entrar en la ciudad y cruzarnos con autobuses. Parece que nos vamos a dar, pero al rato, le hemos cogido el tranquillo y sin problemas.

Nos dirigimos a nuestro hotel, Queen Guest House, situado en una  zona tranquila y sin problemas para aparcar.

Tras el chek in, salimos a dar un paseo por la City. Estamos bastante céntricos por lo que podemos olvidarnos del coche e ir dando un paseo.

Dado que es algo tarde, damos un paseo para ver la ciudad desde fuera. El tiempo es bueno y vemos muchas personas tumbadas en los parques tomado el sol.

Siguiendo nuestra costumbre montamos en un Sightseen, que para nosotros es la mejor forma de tomar contacto con la ciudad y saber lo que hay y que zonas visitar posteriormente.

Vemos desde el autobús, la colina del castillo, el Parque central, Hollywood Palace, The Hub y muchas otras x¡zonas de interés, pero nos llama la atención una pequeña escultura de bronce, que representa un pequeño perro de aguas. Su nombre Bobby, y está en frente de Pub GreyFriars Bobby.   Se nos dice que al morir el amo del pequeño perrito, éste se quedó sentado a los pies de su tumba, y fue alimentado durante 14 años por los vecinos, sin que el animal abandonara los pies de su amo.

Al morir el pequeño Terrier, fue enterrado junto a su amo. Esto es fidelidad. A ver si algunos humanos aprenden algo.

Ya es tarde, por lo que cena  y hasta el día siguiente.

Día 5.

Amanece cubierto y con una ligera lluvia y niebla.. Esto es el Reino Unido, por lo que el tiempo no debe sorprendernos.

Aprovechamos que no está para pasear, para subir la colina y visitar el imponente Castillo de Edimburgo.

El castillo es famoso porque, aquí estuvo encarcelada la reina Maria Estuardo, después tras el tercer matrimonio y el escándalo. De este castillo se fugó Maria Estuardo, para huir a Inglaterra, pensando que su prima le daría refugio.. Pobre ingenua.

El castillo muy bien conservado, nos enseña los salones, decorados como si Maria Estuardo fuera a venir en un rato.

A pasar por los patios, nos encontramos un gaitero escocés, vestido a la guisa ( con el Krish), amenizándonos con música de la zona. ¿LLevará algo debajo de la falda?

En el patio principal del castillo se realizan conciertos y festivales, por lo que en este momento se encuentra en proceso de instalación de los focos y demás parafernalia. Debe ser un espectáculo asistir a un evento de estos, pero nos dicen que las entradas se venden por internet y que ahora está todo agotado para los festivales de agosto. En este momento se está preparando para el Military Tattoo. Una pena, Otra vez será.

El castillo de Edimburgo es una antigua fortaleza erigida sobre una roca de origen volcánico ubicada en el centro de la ciudad de Edimbugo.

Utilizado con fines de tipo militar desde el siglo XII, siendo destinado a usos civiles solo en épocas muy recientes.

Se encuentra en la cima de la calle Castlehill, una de las cuatro calles que forman la Royal Mile. 

Tres de sus lados se hallan protegidos por abruptos acantilados, y el acceso al castillo queda limitado a una calle de pronunciada pendiente en el lado oriental del castillo.

Como curiosidad: En el castillo se custodia la piedra del destino. Esta estuvo un tiempo secuestrada en Inglaterra y fue finalmente devuelta a Escocia. Según la tradición, en este banco de piedra se coronaba a los reyes escoceses.

Dejamos el castillo para seguir visitando la city.

Bajando por la calle nos encontramos con una cruce de calles, en el que sobresale una torre puntiaguda con una toque gótico. Pensamos que se trata de una iglesia, pero, nada que ver. Es el pub The Hub.  Un antigua iglesia reconvertida en Pub.

Aprovechamos para tomará un café y ver el ambiente.

Está lleno, pero nos dan mesa.

Tras el descanso, seguimos nuestro periplo por la ciudad y llegamos al palacio residencia de la Reina Isabel cuando viene a Escocia. Es Holyrood Palace.

La tradición dice que cuando la Reina llega a Escocia, el alcalde de Edimburgo hace entrega de las llaves de la city a S M. Pompa y circunstancia.

El Palacio como casi todas las residencias reales en Gran Bretaña está en perfecto uso y habitabilidad, y siempre está disponible para cuando la Reina está en la ciudad.

Situado en uno de los extremos de la Royal Mille.

A partir de la Edad Media los reyes cambiaron el frío Castillo de Edimburgo por la confortable abadía de Holyrood.

En 1503 Jacobo IV ordenó la construcción de la primera residencia y, años después, Jaime V hizo construir la torre en la que viviría la Reina María Estuardo entre los años 1561 y 1567.

Junto al palacio, nos encontramos con la ruinas de una abadía, que en su tiempo, visto el estado del conjunto, debieron ser impresionantes.

Holyrood Abbey

La abadía agustina de Holyrood, edificada en el siglo XII, se encuentra ubicada en los terrenos del Palacio de Holyrood y, aunque en la actualidad se encuentra en ruinas, continúa siendo un lugar romántico y misterioso.

Si la Reina no se encuentra de visita en Edimburgo, la entrada al Palacio estará disponible para los visitantes. Es visita obligada.

Proseguimos nuestra andadura y llegamos a Princes Street donde nos recibe el Scott Monument

Inaugurado en 1846, el Scott Monument es una construcción de estilo gótico que se erigió en honor al escritor escocés Sir Walter Scott.

El monumento, posee un color ennegrecido que le aporta un aspecto siniestro y  bello.. La enorme aguja gótica está decorada con 64 personajes de las novelas creadas por el querido escritor.

Como contrapunto a la oscura construcción, en la parte baja del monumento se puede ver una estatua de Sir Walter Scott realizada en mármol blanco.

Se puede acceder al interior del monumento donde la vista desde lo alto es sencillamente espectacular.

Día 6.- Edimburgo – Dundee

Por la mañana temprano, salimos de Edimburgo en dirección a Dundee.

Por el trayecto, pensamos hacerte escala en Stirling, Perth para llegar finalmente a Dundee.

El trayecto es de tan solo 106 km, pero con las limitaciones de velocidad tardaremos algo mas de 2 horas.

La primera escala la realizamos a Stirling Castle, donde nos encontramos con uno de los símbolos de Escocia.- El Castillo.

El Castillo, muy restaurado y en un estado de conservación inmejorable, fué el lugar en el que se coronó reina a Maria Estuardo, a la edad de 9 meses.

Enrique VIII intentó secuestrarla para forzar el matrimonio con su hijo Eduardo.

 

 

 

Los salones, decorados y amueblados como si en cualquier momento fuera a aparecer la reina, esconden una de las mayores tragedias soportada por Maria Estuardo. En una esquina del despacho de la Reina, fue asesinado el Secretario Personal por el marido de Maria, bajo la acusación, no demostrada, de que eran amantes.

 

 

 

Desde las murallas del castillo se observa a lo lejos una columna aislada en medio del campo.. Es el monumento a William Walláce, mas conocido por los cinefilos como Braveheart, y conmemora la victoria sobre los ingleses.

Stirling es el Símbolo de la independencia de Escocia.

Continuamos el viaje hacia Dundee, pero hacemos una parada en Doome Castle, donde visitamos este pequeño castillo, o mas bien pabellón de caza.

Es un pequeño castillo, de entrada libre que pertenecía a una familia nobiliaria escocesa.

Un ejemplo de la cantidad de castillos que jalonan toda  Escocia y que iremos visitando a lo largo del trayecto.

A media tarde llegamos a Dundee.

Es un pequeño pueblo a orillas de un río, destino de muchos turistas británicos.

La mayor atracción es el buque Discovery, atracado en un muelle.

El Discovery, botado en 1901, es el barco que utilizóRidley Scott en su viaje de exploración a la Antártida.

En el pueblo vamos viendo maravillosas casas orientadas al río.

 

Día 7. Dundee – Aberdeen

Por el trayecto veremos Glamis Castle, Balmoral, Crathes Castle y llegaremos a media tarde a Aberdeen.

Trayecto de 190 kms para el que se precisan tres horas sin paradas. Son carreteras comarcales pero de gran belleza.

Tras desayunar, cogemos nuestro Kia CEED y tomamos carretera con dirección hacia Glamis Castle (B)

La entrada es espectacular. Se entra al complejo por una inmensa pradera de césped y a lo lejos se va vislumbrado las torres y la estructura de un magnifico edificio.

Este es uno de los castillos privados, aún habitados por sus propietarios.

Es propiedad del Duque de Glamis, primo carnal de la Reina Isabel II. En el castillo vivió la Reina Madre, hasta su matrimonio con Jorge VI.

 

Es uno de los castillos mejor conservados, y se dice, que más embrujados de Escocia. Se dice que en el viven numerosos fantasmas.

Quizá la historia mas famosa es la de la dama Gris, Lady Janet Glamis.

Cuenta la leyenda que el Rey Jacobo V, queriendo hacerse con la propiedad del castillo, acusó a Lady Janet, viuda del Duque de Glamis, de brujeria, condenandola a la hoguera.

Tras morir quemada, Lady Janety regresó al castillo y aún se la puede ver…. a veces…. en una silla en un rincón de la capilla.

Otra de las leyendas que afectan al castillo es la del Juego de Cartas.

Dicen que dos soldados estaban jugando a las cartas el sábado por la noche. En esto, un criado, les advirtió que llegaba el domingo por lo que no se debía seguir jugando.

Uno de ellos dijo…., “jugaré hasta la eternidad”…

En esto se apareció un encapuchado y se puso a jugar con ellos.

Al amanecer, el encapuchado se quitó la capucha y vieron con horror que era el Diablo.

Desde entonces se oye, las noches de sábado jugar a las cartas tras una pared de la bodega.

Quitando el encanto de las leyendas y sus fantasmas, el castillo es una de las edificaciones palaciego-militar de más belleza y los jardines cuidados por legiones de jardineros son espectaculares.

El Castillo se financia organizando eventos, conciertos y celebraciones de todo tipo.

A parte de ver el interior del castillo, visita muy interesante, hay que darse un paseo por esos jardines y admirar los parterres de flores y su fuentes.

Después de hacernos miles de fotos, cada rincón es mas bonito que el anterior, volvemos a nuestro coche  y emprendemos ruta hacia el Castillo de Balmoral (C)

El pueblecito de Balmoral, es muy bonito y aunque pudimos ver el castillo de Balmoral desde lo alto de un risco, no se pudo visitar, ya que al ser agosto, SM la Reina estaba allí. Único momento en el que el Castillo/ palacio no es visitable.

 

No obstante, aprovechamos para visitar el pueblo y comer algo, para seguir viaje.

Ya de camino hacia Aberdeen, pasamos por un precioso bosque que casi oculta la Luz del sol.

En medio de la foresta aparece ante nuestros ojos la imponente figura de un castillo en medio de una explanada. Estamos en Crathes Castle (D). Este castillo que parece imponente, en realidad pertenecía al guardabosques real, Burnett de Leys, desde 1.323. El castillo fue regalado por Robert I de Escocia en agradecimiento por sus servicios.

 

Finalmente llegamos a Aberdeen (E)

Aberdeen es una ciudad universitaria, con mucho ambiente de jóvenes estudiantes, aunque en agosto está algo menos habitada de lo normal.

De todas formas, es una ciudad muy bonita, del tipo de ciudades universitarias que abundan en Reino Unido, con edificios historiados.

Aprovechamos para descansar del viaje y cenamos tranquilamente. Conviene salir pronto por la mañana.

 

Día 8.– Aberdeen -Invernes. Entramos en los Highlands.

Por el camino pasaremos por la destilería Glenfiddich para seguir hasta el Cawdor Castley y acabar en Inverness.

Tras un desayuno tipico escoces, Huevos, bacon, y una especie de torta de patata, salimos de Aberdeen por la carretera costera, en dirección a Inverness.

El camino, de 176 km y con un tiempo en ruta de 3 horas, contará con dos paradas de interés.

Al llegar a la localidad de Dufftown, empezamos a ver numerosos carteles anunciando destilerías de Whisky. Aunque es pronto, por la mañana, decidimos parar en la destilería Glenfiddich.

La destilería, muy preparada para la recepción de turistas, fué fundada en 1.886.

Pasamos al interior y una guía nos enseña las instalaciones y el modo de preparar un whisky añejo. Posteriormente se nos invita a una pequeña cata en a que se nos da a probar tres modalidades de whisky, uno joven, otro de 12 años y el último de 24 años. Hay que reconocer que la madurez hace que este licor, a pesar de tomarlo a palo seco, es magnífico.

Tras dar un  paseo por la destilería y los jardines, volvemos a tomar el coche para seguir camino hasta Cawdor Castle (C).

Llegar hasta Cawdor Castle nos lleva otros 90 km de una carretera de doble dirección pero con poco tráfico.

Tras atravesar la localidad de Auldear, llegamos al Cawdor Castle.

Cuenta al leyenda que en 1372, el Conde Cawdor cargó un asno con oro para construir un castillo.

El asno anduvo vagando hasta que llegó a un árbol donde se paró a descansar.

En este lugar se construyó el castillo.

En el castillo hay una oscura sala en la planta baja de la torre, que era para el cuerpo de guardia. En medio de la sala hay una acebo que según los estudios realizados murió por falta de luz en 1372. El acebo es uno de los siete arboles sagrados del bosque celta.

El Castillo de Cawdor es un lugar verdaderamente extraordinario. No os podéis perder los tres jardines, el  Cawdor Big Wood o el campo de golf de nueve hoyos. Esta atracción turística es una visita obligada en la ruta por Escocia y la ruta de los castillos por el Reino Unido.

Después de innumerables fotos, volvemos al coche para hacer la última étapa del viaje en dirección a Inverness.

Inverness (D)

Esta localidad, muy enfocada hacia el turismo de los buscadores de Nessi, y se la considera la capital de los Highlands.

La ciudad de Inverness se sitúa en la desembocadura del río Ness en el fiordo de Moray y sirve de punto de conexión entre diversos medios de transporte.

Esta etapa la colocamos como punto base para iniciar el camino de las Highlands y del lago Ness.

Nos alojamos en el Columna B&B.  Bastante bien.

Día 9.- Inverness – Arisaig.- Buscando a Nessie

Salimos temprano con la intención de localizar a Nessie

El trayecto nos va a llevar siguiendo la costa del Lago Ness, hasta Fort Augustus, y desde allí cogeremos el camino hasta Arisaig, donde esperamos coger un ferry que nos lleve a la Isla Skye.

El día esta brumoso,.. Ideal para Nessie

Observamos que en el plano, el lago Ness y su continuación con los ríos, parece que rasga toda la geografía de Escocia, separándola en dos. Quien sabe si en un futuro, se produzca la ruptura del terreno separando Escocia en dos.

Vamos costeando por la orilla oeste del lago, y mientras tanto vamos mirando a ver si localizamos a Nessie.

Como esta zona vive del turismo, hemos leído en el periódico, que un turista a fotografiado a Nessie el día anterior. Supongo que esas noticias están al orden del día para mantener el interés.

Tras unos cuantos kilómetros, vemos unas ruinas de un castillo. Se trata del Urquhart Castle. Está en ruinas, pero podemos imaginar la vista de este castillo sobre el lago.

Nos comentan que el castillo pertenecía a la línea defensiva que hacía frente a los ingleses.

La zona, perteneció originalmente a la familia Durward y se cree que estos fueron quienes construyeron el castillo que se conoce hoy en día.

 

En 1296 fue capturado por Eduardo I de Inglaterra.

En 1329, Sir Robert Lauder, era el señor del castillo y su nieto Robert (del clan Chisholm) le sucedió en 1359.

El conde de Ross lo volvió a capturar para la corona inglesa a mediados del siglo XV siendo recuperado poco después.

En 1509 le fue concedido al clan de los Grant, que lo conservaron hasta 1912. Pero durante este período, en 1545 fue capturado por los MacDonald  y posteriormente por una tropa de covenanters en 1644.

El castillo fue parcialmente destruido en 1692 por los ingleses para evitar que fuera capturado por los jacobitas y ya nunca fue reconstruido.

Las vistas sobre el lago son fascinantes, pero no hay señales de Nessie.

Seguimos ruta hacia el sur, hasta llegar al fuerte Augustus. Esta parece que es la ciudad principal del lago Ness, y tiene mucho ambiente.

En la ciudad se junta el extremo del lago con el Canal Caledonia, que es navegable y que conecta el lago con Fort Williams. Por lo que en el puerto vemos infinidad de yates.

Nos recibe un gaitero tocando música celta.

En el puerto se puede contratar el paseo en barco por el lago, así que vamos a ello.

Hablando con la persona encargada de las incursiones, nos enseña un scaner donde nos muestra una figura que puede ser Nessie. Dice que esa imagen es del día anterior.- Supongo que eso se lo dicen a todos.

Subimos a la embarcación, tras ponernos los preceptivos chalecos inflables. Se nos dice que el agua del Lago está tan fría que en caso de caer no aguantaríamos mas de 4 minutos. Por eso es necesario el chaleco .

El barco nos lleva de nuevo por el lago en dirección norte, por lo que volvemos a ver el Urquhart Castle, esta vez desde el agua.

Pero sin noticias de Nessie.- Se habrá asustado.

Tras desembarcar, aprovechamos para tomar un tentenpie en una terraza en la plaza de la ciudad .

Fort Augustus debe su nombre a la construcción de un fuerte durante las Guerras Jacobitas mediante el cual se intentó hacer frente a los rebeldes del norte del país.

A finales del siglo XIX el Marqués de Bute transformó el antiguo fuerte, derruido durante la batalla, en un monasterio de monjes benedictinos.

Desde ningún otro punto se pueden obtener unas mejores vistas del Lago Ness.

En diferentes zonas de la población disfrutaremos de una panorámica sin igual, con los edificios de carácter inglés adornando el extremo sur del lago y formando una idílica imagen.

Y por la tarde, volvemos a coger carretera y seguimos trayecto hasta Arisaig.

Arisaig es un pueblo pesquero, cuya mejor virtud es que está próximo al ferry que nos llevará al día siguiente a la Isla Skye.

Paseamos por el pueblo y algunas fotitos con un atardecer maravilloso

Nos alojamos en Arisaig Hotel, que creo que es el único que hay y es un B&B.

Día 10.- Isla Skye y Fort Williams

Tras el Scotish breakfast, salimos para coger el Ferry para Isla Skye

 

El paseo en ferry dura apenas media hora. A medida que nos acercamos a la isla de Skye, vemos la silueta de un castillo.

Estamos en los Highlands y aquí cada castillo pertenece a un Clan escocés, cada uno mas poderoso.

Al desembarcar, accedemos a la primera zona de aparcamiento que encontramos y nos acercamos a ver el Castillo próximo al puerto.

Este castillo, pertenece al clan Mc Donald.- Se llama Armadale Castle. (A)

El castillo se quemó en 1855 y desde entonces no ha sido reconstruido. No obstante, tanto la estructura exterior, como los jardines son dignos de ver y de disfrutar.

Los jardines del Armadale Castle son fantásticos, césped maravilloso y unos árboles centenarios impresionantes.

Merece la pena recorrer los jardines y descubriendo los rincones que oculta.

Fotos maravillosas.

 

Tras pasar una hora larga recorriendo sus jardines, volvemos al coche e iniciamos el recorrido por la isla.

La isla se puede recorrer en un día sin problemas.

La carretera nos va pasando de una zona costera donde observamos el mar y la costa escocesa, y pasamos acto seguido a una zona montañosa, cruzando valles y sorteando grandes lagos.

Se recomienda ir con la cámara preparada ya que las vistas que van apareciendo merecen la pena recordarlas.

En el extremo superior de la isla, se nos aparece la estructura del Duvengham Castle.(B)

Este castillo, propiedad del Clan Mc Leod, es el castillo escocés que lleva mas tiempo habitado (mas de 700 años).

En el castillo se custodia el Fairy Flag. La bandera mágica de las hadas.

El castillo es visitable.

Como todo en este clima privilegiado. Además de la visita del castillo, merece mucho la pena pasear por sus jardines y asomarte al mirador sobre el mar del norte.

Creo que estamos en el punto mas alto de Reino Unido, si eliminamos la zona de las hebridas.

En el jardín, existe un circuito para visitantes que nos enseña la vegetación de la zona. Recorremos puentes de madera, vemos cascadas diversas y una vegetación envidiable.

Tras un buen rato disfrutando del paisaje, cogemos el coche y seguimos, en dirección sur, hasta llegar a la capital de la Isla Sky, Portree.

Hay 3 rutas posibles, La ruta 2 se desecha inmediatamente ya que transcurre por zonas que, o bien hemos visto o bien la vamos a ver próximamente.

La ruta 1. volver sobre nuestros pasos, para acabar cogiendo la carretera interior (la mas corta, pero que repetimos parte de lo visto) o 3- Seguir por la ruta costera. Optamos por esta última, ya que no creo que tengamos otra oportunidad de ver el mar desde un punto tan elevado de Europa.

La ciudad, poco mas que un pueblo, situada al borde Del Río, destaca por sus edificios, pintados cada uno de un color diferente.

El pueblo, muy bonito, es lugar de veraneantes escoceses y vemos una gran cantidad de yates atracados, lo que nos da la idea de la animación que debe tener en pleno verano.

Aprovechamos el parón para comer en una terraza próxima al puerto.

Partimos de nuevo hacia tierra adentro, pero optamos por volver dando un rodeo, y salir de la isla, cruzando un puente que une la bahia de Eilean (Eilean Bay). El extremo del puente está protegido por, lo que dicen los lugareños, el castillo mas bonito de toda Escocia. Estamos en Ellian Dole Castle. (B)

No sé si es el mas bonito, pero para mi lo es. El castillo, ubicado en una roca que se introduce en el mar, es espectacular, tanto por el castillo en si, como por su ubicación.

Este castillo probablemente nos suene a todos, ya que ha salido en muchas películas.

El castillo se construyó para defender las tierras de Kintail.

En 1911 fué adquirido por John McRae que lo devolvió a su antiguo esplendor.

Imprescindible la parada y la visita al castillo y los paseos por los alrededores del castillo, puente de piedra y las vistas de la zona de las islas desde el castillo.

Volvemos a la carretera ya de regreso.

Nos dirigimos hacia Fort William, una pequeña población en el noroeste de Escocia, situada al lado del Loch Linnhe (el Loch más largo de Escocia) y el Loch Mil en el antiguo distrito de Lochaber en el consejo de Highland.

Por el camino, vamos sorteando valle y montañas que permiten hacer fotos espectaculares.

La villa de Fort William está en la confluencia del río Lochy y del río Nevis.

Había un proyecto para desarrollar el paseo marítimo de Fort William con casas, oficinas, hoteles, una biblioteca y tiendas, pero fue abandonado en abril de 2010 por su alto coste.

Nuestro hotel, Cruachan Hotel, es una antigua casa señorial, situada en el centro del pueblo, por lo que nos permite recorrer la población viendo sus construcciones y paseando por la rivera Del Río. Un buen sitio para descansar.

Día 11.-

Ya es nuestro último día en los Highlands, y toca regresar.

Para despedirnos de lo Highlands, vamos a visitar el castillo de la familia mas poderosa de Escocia. Nos dirigimos hacia Inverarai Castle

Esta vez optamos por tomar la ruta que nos lleva por un alto en la montaña, dejando los lagos a nuestra espalda.

La zona es lugar de batallas entre los diferentes clanes escoceses y de Escocia contra Inglaterra. Pero es una ruta que merece mucho la pena.

LLegamos a la población de Inverarai donde tras atravesar alguna calles estrechas y algún puente, a pasar una curva, vemos el imponente castillo.

El Castillo de Inverarai, sigue en perfecto uso y está habitado. Es la residencia habitual del décimotercer Duque D´Argill, Jefe del Clan Campbel. (Es la familia mas poderosa de Escocia).

La visita por el castillo está permitida, pero solo de la mitad, ya que el otro ala está ocupada por la familia, que vive todo el año en el Castillo.

El castillo esta dividido, casi simétricamente, por un patio cuadrado, y circunvalado por una galería superior que va dando acceso a las distintas dependencias. La familia vive en la mitad del castillo que divide este patio.

Estando visitando las estancias superiores, al otro lado del patio vemos a la Duquesa de Argill, que al vernos nos devuelve el saludo.

 

Es curioso, o cuando menos divertido el ver la decoración del castillo en el que se mezclan muebles históricos con elementos de nuestra época, tales como teléfonos y otros medios actuales.

Tras la visita al castillo, merece dar una paseo por los maravillosos jardines del complejo.

Que mejor lugar para acabar la visita a los Highlands. Ya cogemos el coche y ponemos rumbo hacia Glasgow, saliendo de Escocia.

Fin de viaje.

Datos de interés

1.319 km recorridos

12 castillos visitados

15 ciudades