Hechos épicos

La forja de una nación

Los hechos
Sucesos previos
Batalla de trafalgar
El 2 de Mayo
Batalla de Bailen
Batalla de Arapiles
Los personajesJose Bonaparte
Héroes del 2 de mayo
Las Guerrillas


Sucesos previos.
1.796 - 1.807

 

 

 

Sucesos previos.


Tras la firma del tratado de San Ildefonso (1796), por el que España firma la paz con Francia y acepta ayudar a ésta, tanto económica como logísticamente, en su guerra contra Inglaterra, la dependencia de España y su falta de liderazgo se hace patente.

Por un lado, la familia real está inmersa en continuas disputas. Carlos IV y su esposa Maria Luisa de Parma dejan prácticamente todas las decisiones de gobierno en manos de Godoy.

El Príncipe de Asturias, Fernando, no para de intrigar contra su padre con el ánimo de quitarle la Corona.

Napoleón ve, en estas desavenencias, una oportunidad para hacer que España caiga en su ámbito de poder sin el coste de una guerra.

Carlos IV y Fernando, cada uno por su lado, no paran de hacer alabanzas y pedir ayuda a Napoleón en defensa de sus intereses personales.

Se iniciaba así una deriva diplomática en la que el ascenso al poder de Napoleón en 1799 y la debilidad del gobierno de Godoy llevaron a España a una creciente dependencia de la política exterior francesa y, por consecuencia, al enfrentamiento con Inglaterra.

Las consecuencias pronto se hicieron notar: la victoria sobre Portugal, fiel aliada de Inglaterra, en 1801 en la “Guerra de las Naranjas" y la consiguiente anexión española de Olivenza, no sirvió para compensar la catástrofe naval de la armada franco-española frente al almirante inglés Nelson en Trafalgar en 1805.

Los ruinosos resultados de la alianza con Francia no impidieron que Godoy firmara con Napoleón el Tratado de Fontainebleau en 1807.

Por este acuerdo se autorizaba la entrada y el establecimiento de tropas francesas en España (20.000 hombres) con el propósito de invadir Portugal.- Como contrapartida Napoleón le ofrecía a Carlos IV el principado de Etruria (pendiente de creación) y el reparto de Portugal en tres partes ( Godoy recibiría el Algarve y sur de Portugal)  ofrecía l

A esas alturas la figura de Godoy era crecientemente criticada en los medios influyentes del país. La  derrota naval de Trafalgar que había desbaratado el poder marítimo español y la crisis económica concretada en el enorme déficit del Estado y en la drástica disminución del comercio con América avivaron la oposición de la nobleza, desairada por el favor real a un "advenedizo" como Godoy, y del clero, asustado ante la tímida propuesta de desamortización de bienes  eclesiásticos.

Este descontento cristalizó en la formación de un grupo de oposición en torno al Príncipe de Asturias, el futuro Fernando VII, que rápidamente se puso a laborar para acabar con el gobierno de Godoy y, porque no, del rey que le había nombrado

Muy pronto se hizo evidente para todos que la entrada consentida de las tropas napoleónicas se había convertido en una ocupación de nuestro país.- Los 20.000 hombres se convirtieron en 35.000 y el ejercito Francés se empezó a comportar como un ejercito invasor, despreciando a los españoles y abusando de sus mujeres.

Por otro lado, las provisiones que recibía el ejercito francés no eran pagadas por nadie, ya que debido a la crisis económica, Carlos Iv no tenía fondos, y el ejercito francés no pensaban pagarlos.

El mismo día de la entrada en Madrid del Mariscal Murat, se puso de manifiesto las pretensiones francesas.- Alojamiento para 12.000 hombres en cuarteles y conventos, un hospital y carros , animales y 500.000 raciones ....

Quedaba claro, que a pesar de los tratados firmados, lo que entraba en España era un ejercito invasor.  

Consciente del riesgo de guerra que corría la familia real, Godoy tramó la huida de la familia real hacia Andalucía y la Corte se desplaza a Aranjuez.

Allí sus planes se van a ver frustrados. El 19 de marzo de 1808 estalló un motín popular organizado por la facción de la Corte partidaria del Príncipe de Asturias.

El Motín de Aranjuez, organizado por Fernando, precipitó la caída de Godoy y, lo que fue más importante aún, obligó a Carlos IV a abdicar en su hijo con el título de Fernando VII.

Godoy fue encarcelado en el Palacio de Boadilla y todos sus bienes requisados.

La Nación Española se había vendido para satisfacer las ambiciones y odios personales, de los que prácticamente no se libró nadie.- La realeza buscaba en el apoyo de Napoleón su permanencia y no dudó en ceder los derechos a un extranjero a cambio de la tranquilidad y la pensión que le pagaba Napoleón.

La aristocracia, pretendía mantener sus privilegios sin que le supusiese ningún coste.

Los militares estaban dispuestos a mirar para otro lado y obedecer las ordenes emanadas de un poder extranjero, a pesar de ser conocedores de que estaban ante una auténtica invasión. (¿Cabe mayor cobardía)

Los intelectuales se muestran en principio encantados con la entrada de la ilustración que venía de Francia.

Y por último el clero también decide mirar para otro lado a pesar de que Napoleón ataca sin ningún miramiento los intereses y los bienes de la Iglesia.

Solo el pueblo llano, parece entender cual es su obligación.-- Una vez mas es el pueblo el que defiende los intereses de la patria contra la inoperancia de las clases dirigentes.

Probablemente el inicio de la guerra es el resultado de una política desastrosa y de una situación de decadencia general de los valores en las clases dirigentes. 

L